P1040062 (1)

julio 10, 2016 9:26 am

Por Daniel Gallardo. Enviado especial de Grupo Cooperativa a San Miguel de Tucumán – El colorido de una inolvidable noche que vigiló la llegada del bicentenario en San Miguel de Tucumán tuvo su correlato en una espléndida mañana del 9 de julio. Los 200 años que han transcurrido de la declaración de nuestra independencia hizo converger en el Jardín de la República representaciones gubernamentales de todos los puntos del país. Miembros de los tres poderes del estado argentino, como Ricardo Lorenzzetti, titular de la Corte Suprema de Justicia de la Nación; Gabriela Michetti, Federico Pinedo y Emilio Monzó del Poder Legislativo. Llegaron  también diplomáticos de distintas partes del mundo. Veintiún gobernadores de los 24 distritos y representaciones oficiales de diferentes países. Fue destacable la presencia de el rey emérito de España Juan Carlos I. Todos, junto al gobernador anfitrión Juan Manzur recibieron y efectuaron saludos protocolares por el trascendente acontecimiento al presidente Mauricio Macri que llegó desde Jujuy junto a su esposa Juliana Awada, sitio donde había recibido el bicentenario.

San Miguel de Tucumán, transformada por 24 horas (según ley) en capital de la nación se llenó de colores patrios y como ocurrió en la noche que precedió el 9 de julio tuvo la masiva participación de miles de argentinos que llegaron para festejar su independencia. Y a pesar de las fuertes medidas de seguridad dispuestas alrededor de los actos centrales, los mismos fueron seguidos con mucha alegría, indisimulado entusiasmo, banderas argentinas y un permanente ¡Viva la Patria!

Tras un emotivo izamiento de la bandera argentina se llevo a cabo el tedeum del bicentenario. Oficio religioso que fue compartido con otras iglesias y en donde se leyó una carta muy especial que envió a la nación El Papa Francisco. Uno de los aspectos sobresalientes del oficio religioso fueron las palabras que expresó la iglesia católica argentina donde se “pidió que la libertad de los ciudadanos sobresalga para el tiempo que viene.  Valorizando las instituciones de la nación y el pluralismo. Remarcando en ese aspecto que debe se debe esforzar para alcanzar consensos y acuerdos que beneficien al conjunto”, remarcó el documento episcopal del bicentenario.

Un aspecto esperado de los festejos por los 200 años fue lo sucedido en la Casa Histórica propiamente dicha. Allí los gobernadores presentes y el presidente Macri firmaron el acta de compromiso por el 3° milenio revalorizando los aspectos fundamentales de la Independencia Nacional. Luego sobrevino un encendido discurso del presidente hablando nuevamente del país heredado y de las dificultades que obligaron a tomar medias no deseadas, porque “estábamos al borde del abismo”, resaltó Mauricio Macri. Sobre este punto el primer mandatario tuvo amplio tramo de su alocución en el problema energético que hoy afecta al país y el discutido cuadro tarifario que está judicializado. Mauricio Macri expresó: “Argentina está entre los países que más energía consume por habitante”. A lo que inmediatamente aseguró: “no es culpa de ustedes es parte de las malas políticas aplicadas en el gobierno anterior, que incluso ha dañado el medio ambiente”, acusó el presidente. Dijo que se está trabajando para volver a tener gas y energía suficiente e instó a “ser solidarios consumiendo la menor cantidad de energía posible”

Para el presidente Mauricio Macri los hombres de la Independencia nacional “no fueron superhombres”. Seguro que tuvieron miedo y angustia. Pero el coraje y la convicción fueron más fuertes. Hoy les quiero pedir lo mismo a todos los argentinos: “que seamos protagonistas, que tengamos fe de nuestra capacidad de crear y desarrollar”, fue el desafío lanzado por el primer mandatario en su breve discurso. Discurso que no fue por cadena nacional (a pesar de que fue tomado por los principales medios radiales y televisivos del país). Cuestión que a este periodista le observaron desde la prensa presidencial, cuando consultó sobre la cadena nacional: “¡no hay cadena nacional!” fue la contundente respuesta oficial.

El colorido y multitudinario desfile cívico y militar cerró una jornada que será recordada por siempre. En actos que tuvieron la austeridad del difícil momento que vive el país. Con notorias ausencias de TODO el arco político opositor y con la masiva presencia de argentinos que convergieron a disfrutar con alma y consciencia los 200 años que cumplió nuestra independencia nacional. Quizá por esto último que la ciudad de San Miguel de Tucumán respiró y transpiró patriotismo y solo patriotismo. Dejando de lado todo tipo de antagonismo y sectarismo que mucho daño le han hecho al país en los últimos tiempos. Actitud que se demostró en el rostro de miles de ciudadanos que disfrutaron cada tramo de los actos del bicentenario. Respetando como hacía mucho que no se notaba en el país la bandera, la escarapela, al himno nacional y a la figura presidencial. Esta  histórica ciudad que ha guardado para las futuras generaciones otra presea de su Independencia que indefectiblemente está destinada a descubrir dentro de 100 años.

 

 

Dejá tu opinión

comentarios