pami

septiembre 15, 2016 3:30 pm

Una banda de delincuentes con base en Mendoza, pero que también operaba en provincias vecinas, llevó a cabo un “negocio redondo” por años: les robó a los afiliados del PAMI más de $50 millones. Pero después de una intensa investigación, los integrantes ayer fueron detenidos.

El modus operandi de la banda era armar recetarios falsos –con firmas adulteradas de profesionales de la Salud– para afiliados muertos o que no consumían los medicamentos comercializados con descuentos del cien por ciento. A las recetas originales se les dejaba el troquel, entonces el trámite se cumplía en el PAMI, pero en la práctica esos remedios eran comercializados en el mercado ilegal.

Roberto Acosta, director de Lucha Contra el Narcotráfico, detalló algunos movimientos de la banda. “Son siete detenidos en total, uno de ellos fue aprehendido en Córdoba. Es un grupo que se organizaba de esta manera: tenía una base de datos importante en cuanto a personas que necesitan medicamentos esenciales, como por ejemplo, insulina o medicina para diabéticos”.

Al respecto, Roberto Munives, director de la Policía de Mendoza, aseguró: “Este trabajo demandó muchísimas horas, tanto en el campo como en tareas de inteligencia, en donde se vieron involucradas Inteligencia Criminal y Lucha Contra el Narcotráfico, con el apoyo de la Gendarmería Nacional, que colaboró porque se investigó fuera de la provincia, y también la Aduana”.

Continuarán los allanamientos

Las autoridades prefirieron resguardar la identidad de los sospechosos, pero admitieron que continuarán las investigaciones, ya que la venta de los medicamentos se realizó en otras provincias.

“Esto se vendía fuera de Mendoza, así que se seguirá investigando y allanando en otras partes para ver si hay más involucrados”, aclaró el ministro de Seguridad, Gianni Venier, presente en la conferencia de prensa en la que se reveló la estafa.

Valcarcel: “tengo mucho dolor”

El titular del PAMI en Mendoza, Carlos Valcarcel, se mostró sorprendido por lo sucedido y por la magnitud de la estafa.

“Tengo mucho dolor, porque veo estos troqueles apócrifos y pienso en muchos de nuestros afiliados. Podríamos haber hecho muchas cosas con $50 millones”, relató conmovido.

Sobre el proceso, Valcarcel dijo: “Teníamos la sensación de que algo andaba mal, pero sólo eran sospechas. Bienes llamativos, viviendas en barrios privados caros, eran algunas de las cosas que no nos cerraban”.

Dejá tu opinión

comentarios