sampaoli

junio 30, 2014 8:05 am

A la hora de los pronósticos previos a una cita mundialista, los candidatos siempre suelen ser los mismos. Aquellos que a fuerza de proezas y resultados tienen la chapa de potencias. A estos suele agregarse aquella selección que llegue con mejor pasado inmediato a la competencia.
La Copa Mundial de Brasil 2014 no es la excepción a la regla: los candidatos fueron los mismos y ya a partir de octavos, salvo Italia, ya eliminado, y la Argentina -que juega el próximo martes-, el peso de la historia comenzó a hacerse sentir en etapa de definiciones.
Ya pudimos observar cómo el Chile de Jorge Sampaoli, que jugó una gran fase de grupos superando a España (último campeón del mundo) y Australia, llegó a octavos donde lo esperaba el anfitrión, Brasil.
Lo cierto es que el local, de la mano de Neymar fue protagonista de las acciones hasta ponerse en ventaja, pero un descuido defensivo le permitió a Alexis Sánchez igualar el marcador. En el complemento la Roja fue más hasta llegar a la prórroga. Allí también el elenco trasandino fue superior al pentacampeon.
De hecho, Mauricio Pinilla -luego de quitarse a su marca de encima- soltó la pierna y el destino le dijo que no nuevamente, el balón se estrelló en el travesaño de Julio César, el arquero carioca que sería figura en los penales.
Chile estuvo a un centímetro de hacer historia y eliminar al anfitrión de su propio Mundial. Pero no hay caso, el peso de la historia le jugó nuevamente en contra, porque en la lotería de los penales terminó sucumbiendo ante su verdugo mundialista. En la Copa del mundo que se disputo en Chile en 1962 fue la verdeamarela la encargada de sacar al local de la competencia. En aquella oportunidad fue 4 a 2 con dobletes de Garrincha y Vavá en semifinales. En Francia 98, la instancia fue octavos y el resultado 4 a 1 a favor del scrach con dos goles de Ronaldo. En Sudáfrica 2010 y con Marcelo Bielsa como entrenador, la suerte para Chile fue la misma 0-3.
Lo dicen los hechos, lo marca la historia y el peso de la misma./ Gabriel Landart

Dejá tu opinión

comentarios