augusto fernandez

junio 22, 2016 10:55 am

El caso de Lavezzi es el más grave porque su caída de espaldas por encima de un cartel de publicidad cuando intentaba controlar el balón con el pecho le provocó una “luxo fractura en el codo izquierdo que necesitará reparación quirúrgica”, según el parte médico dado a conocer minutos después de concluido el cotejo ante los estadounidenses.

Y esto parece una maldición para los delanteros argentinos por izquierda que tiene esta selección, ya que arrancó como titular Ángel Di María en el debut en fase de grupos ante Chile y se desgarró el muslo derecho a los 40 minutos del primer tiempo; lo sucedió Nicolás Gaitán quien, además de las dos tarjetas amarillas acumuladas tampoco pudo estar anoche porque en el juego de cuartos de final ante Venezuela sufrió la misma lesión que ‘Fideo’, y ahora sobrevino lo de su reemplazante, el ‘Pocho’.

Sin embargo puede darse una elipse que termine nuevamente con Di María como titular si efectivamente su recuperación avanza más rápidamente que la de Gaitán, y hasta cabe la posibilidad de que sea frente al mismo rival del debut según lo que ocurra en la semifinal entre chilenos y colombianos.

Lo de Fernández, en tanto, fue un “desgarro grado uno”, según le confirmó el propio futbolista a Télam, por lo que estimó que estará parado “no menos de 10 días”.

Y en cuanto a Marcos Rojo, que fue reemplazado por Víctor Cuesta en el segundo tiempo del partido semifinal, padece una sobrecarga muscular en el aductor derecho que, en principio y dados los cinco días de descanso que habrá hasta la final del domingo en Nueva Jersey, no le impedirán estar presente en ese encuentro.

Dejá tu opinión

comentarios