nota foto2

octubre 9, 2014 8:55 am

De acuerdo a un informe realizado por la revista on line Infotechnology, en Argentina serían unos 450 mil los usuarios activos de Tinder, una aplicación disponible para Iphone y Android que permite encontrar parejas estables, amistades “con derecho a roce” o simplemente una relación sexual sin compromiso. En nuestra provincia, ya son cerca de 50 mil las sesiones iniciadas posicionándose así como la aplicación más descargada,
A diferencia de otros espacios virtuales de encuentro, Tinder toma ventaja en cuestiones relacionadas a la seguridad. Es que en función de sus procedimientos, esta red de contactos no obliga a los usuarios a revelar más que cuatro datos: una foto, el nombre de pila (apellido no), edad y una aproximación del lugar en el que los interesados viven. De esta forma, el programa solo muestra información elemental para abrir las puertas a otros puntos de contacto más personales, como Facebook o Whatsapp.
Lo cierto es que en Mendoza a diario se están formando parejas gracias a una técnica eficaz que sirve para abrir la posibilidad de contacto entre dos personas a través de un mecanismo visual.

Cómo funciona
Tinder funciona así: Después de dar de alta el nuevo usuario define sus preferencias, información que tampoco es revelada a terceros. Digamos, por ejemplo, que soy un chico de 26 años y me interesa conocer a mujeres de entre 18 y 28, que se encuentren a 20 kilómetros a la redonda (esto lo define cada usuario como guste). ¡Listo! Ahora el programa irá presentando perfiles (foto, nombre y edad) de acuerdo a los gustos previamente marcados. Acto seguido, en la pantalla del celular aparecerán fotos de otras persona que habiten cerca nuestro. Así, el usuario decide si a esta persona le das like (palomita verde) o unlike (cruz roja). En caso de que le des unlike, por ejemplo porque la foto no nos gustó, Tinder no te volverá a presentar a esa persona. Por el contrario, en caso de que pongamos like a cierto sujeto (esto es lo bueno), no le aparecerá que le diste me gusta a esta persona. Solo si esta persona nos dio like a nosotros, entonces si Tinder dispara en un chat, comunicándoles que ha sido un Match, o sea una coincidencia. Una vez abierta esta puerta, los usuarios deciden si hablar o no con el otro.
De esta forma se evitarán relaciones abusivas (stalkers) que solo nos ponen en peligro, o en el mejor de los casos nos hacen perder el tiempo. Lo bueno de Tinder es que solo funciona si las dos personas se gustan, por lo que el interesado solo habla con los que quiere y en cualquier momento puede dejar de hacerlo. El otro dato de interés es que el número de chats abiertos es ilimitado y el chat funciona perfectamente, sin ningún contratiempo.
Sin embargo, en Tinder no todo es color de rosas. La instantaneidad desde el momento en que uno concreta la cita (gracias a las cercanía) y la repentina popularidad del programa determinó ciertas falencias que inevitablemente le abrió las puertas a muchos delincuentes./ Orlando Tirapu

Dejá tu opinión

comentarios