Embarazo psicológico

julio 13, 2016 12:00 pm

Durante muchos años se consideraba que la pseudopreñez que así se denomina en término médicos al conocido embarazo psicológico, era una enfermedad y como tal debía indudablemente tratarla.

En la actualidad se sabe que este fenómeno es una situación fisiológica que experimentan algunas hembras caninas y si bien en estado de domesticación predispone a algunos trastornos pero en la naturaleza cumple roles vitales para el mantenimiento de los grupos sociales.

Estudios realizados a manadas de lobos en libertad abrieron la puerta para la comprensión de este acontecimiento ya que se observó que muchas lobas en edad y condición reproductiva que no quedaban preñadas, desarrollaban pseudopreñez para así colaborar con la crianza de cachorros de la manada.

Debido a las condiciones hormonales, las hembras desarrollaban comportamientos maternos e inclusive amamantaban cumpliendo con el rol de madres sustitutas o nodrizas de apoyo.

De esta manera la manada se garantizaba mayor éxito para la crianza de numerosos cachorros permitiendo rotar en funciones de caza, cuidados y alimentación. Estos comportamientos aseguran la supervivencia y fortalecen los lazos sociales de los lobos.

Como hemos explicados en otras oportunidades, nuestros perros no son otra cosa que lobos con disfraces diferentes y muchos de sus comportamientos,  aptitudes y actitudes provienen de sus padre evolutivos.-

Causas del embarazo psicológico

En cada ciclo reproductivo normal una vez que se produce la ovulación, haya o no sido cubierta por un macho, en el ovario se forma una estructura denominada cuerpo lúteo que produce progesterona para permitir que los embriones se desarrollen hasta que la placenta se forme por completo y asuma esa función hormonal.

En las hembras no preñadas, esta estructura se atrofia y desaparece dejando solo una cicatriz en el ovario siendo una estructura a funcional.

En las perras con pseudopreñez este suceso no se produce y el ovario a través de este cuerpo lúteo sigue produciendo hormonas y termina desencadenando tanto el comportamiento maternal como la lactancia.

Un dato importante es que siempre los episodios de pseudopreñez suceden después del celo y no hay una lógica matemática pero regularmente sucede entre 30 a 60 días del celo.-

Síntomas

Los cuadros pueden variar de un animal a otro y pueden presentarse todos o solo algunos de los variados síntomas que describiremos a continuación.

Algunas perras se comportan de manera intranquila como si buscaran algo perdido, suelen recluirse en algún sector de la casa e intentan excavar en el suelo. Se acurrucan, tiemblan, disminuyen el apetito y en ocasiones los casos más intensos cursan con el cuidado celoso de muñecos u objetos que pueden o no parecerse a un cachorro.

A algunas perras se le hinchan las mamas y otras producen leche tan real y nutritiva como cualquiera. Las menos se portan de manera defensiva y belicosa o inseguras cuando nos acercamos a “su madriguera” o intentamos manipular los objetos que cuidan.

Es frecuente también que los animales más apegados solo nos persigan como reclamándonos algo y nos pidan insistentemente que los alcemos o acariciemos sumando temblores o gemidos.

Tratamientos

Primero debemos entender que si bien no es una enfermedad se pueden producir algunos trastornos sobre todo en aquellos animales que producen leche ya que puede dar lugar a una mastitis.

En estos casos se pueden usar hormonas que interrumpan la lactancia y si la mastitis se hizo presente, el uso de antibióticos y otras medidas complementarias serán prescriptas por el médico veterinario. Los casos leves solo se manejan tratando los cambios de comportamiento y un poco de paciencia.

Debemos evitar que mantengan consigo los muñecos o elementos a su cuidado, hay que incrementar paseos y juegos o desarrollar maniobras de distracción sobre la madriguera, pozo o rincón en la cual ella se refugie y no apañar mas al animal y cuando nos reclame atención mantener una posición algo indiferente.

Aquellos pacientes que desarrollen pseudopreñez a repetición conviene esterilizarlas para evitar males mayores a futuro. Muchas perras corrigen este conflicto con la preñez verdadera aunque no constituye una terapia que nos garantice el 100% de efectividad y luego debemos criar cachorros.

Complicaciones

Las verdaderas complicaciones a la salud pueden sobrevenir en aquellas perras donde la estimulación hormonal produce un acondicionamiento similar al que sufre el útero que se prepara para la gestación.

En estos casos el útero enriquece sus condiciones microambientales para el desarrollo de embriones que al no existir gestación, dichas condiciones pueden ser aprovechadas por bacterias oportunistas que ingresan desde el exterior para generar infección uterina más conocida como piómetra.

Esta enfermedad cursa de manera variable con secreción vaginal purulenta aunque en casos suele no presentarse y ser mas esquiva su detección.

La mayoría de los animales presenta afecciones renales que se traducen en un comportamiento de excesiva producción de orina y una consecuente consumo de agua, pero pueden producirse fallas irreversibles que lleven al paciente a la muerte, es por ello que se requiere de un acertado diagnostico y de un rápido tratamiento que consiste en la castración.

clinica web

Dejá tu opinión

comentarios