médicos

noviembre 14, 2014 4:59 pm

El gobierno de La Pampa parece haber encontrado en el programa “Más Médicos” del régimen cubano una herramienta para nutrirse de profesionales de la salud en los rincones de la provincia en donde tiene problemas para llenar vacantes. Las negociaciones comenzaron esta semana y las autoridades confían en ajustar los detalles en el corto plazo. “Hay algunas cuestiones que tenemos que resolver, sobre todo con la habilitación y las matrículas, pero creemos que llegaremos a buen puerto”, dijo ayer el ministro del área provincial, Mario González, al informar sobre las gestiones. “Estamos trabajando sobre la cantidad médicos que necesitaríamos”, agregó.

El funcionario explicó que los médicos generalistas suelen resistirse a instalarse en las localidades más pequeñas de La Pampa y el envío de galenos cubanos servirá para paliar ese déficit. “También estamos hablando de la posibilidad de capacitación e intercambios, una serie de alternativas que serían provechosas para todos los agentes de salud”, indicó en declaraciones a El Diario, de esa provincia.

El acuerdo dio un paso firme el martes cuando el gobernador Jorge recibió a Jorge Risquet Valdés Jiménez, hombre fuerte del PC que combatió junto a Fidel Castro en Sierra Maestra y ahora se desempeña como consejero Comercial y Económico de la embajada de Cuba. De hecho, un día después la médica cubana Josefina Quintero Fleites dio una charla sobre estrategias de atención primaria para agentes sanitarios en la Casa de Gobierno.

El incentivo económico que está dispuesto a dar La Pampa para que los médicos se radiquen allí es para nada despreciable: pagaría no menos de 36.000 pesos por cada profesional. Así lo confirmó el ministro González: “Los sueldos que hoy tenemos en la provincia, traducidos a dólares, son mejores que los que reciben médicos cubanos en otros países del mundo “, respondió cuando se le consultó al respecto. El ejemplo que usó fue el de Brasil, en donde los enviados cubanos cobran 10.000 reales (unos 4.400 dólares).

Cuba ha inundado varios países de América Latina (sobre todo los miembros del ALBA) con los médicos de este programa en un intercambio que suele redundarle en bienes de los que carece: alimentos y combustibles, por caso. Y le retribuye, sobre todo, divisas: según una estimación de The Economist, Cuba va a ingresar unos u$s8.200 millones durante el presente año gracias a los profesionales de la salud que exporta a un total de 66 países y los50.000 médicos repartidos en estos programas, la mitad de ellos en Venezuela.

Es que el sueldo que cada país otorga a los profesionales no va en su totalidad a los profesionales. En Brasil, por ejemplo, de los 4.400 dólares que reciben sólo se quedan con U$S1.235; la mayor parte va a las arcas del régimen, mientras que un 5% es la comisión que queda para la Organización Mundial de la Salud para actuar de intermediaria. El rédito que consigue el castrismo con el programa se ha visto empero afectado por un factor que escapa a sus posibilidades de control: la deserción. En febrero se conoció que, antes de la reforma migratoria, cinco mil cubanos abandonaron sus misiones al dejar la isla.

Dejá tu opinión

comentarios