Casa de san martin

abril 30, 2015 11:30 pm

Luego de varios años de estudios, un grupo de arqueólogos del Centro de Investigaciones Ruinas de San Francisco, dependiente del Municipalidad de la Ciudad de Mendoza siguiendo los estudios documentales y cartográficos aportados por historiadores, arquitectos y arqueólogos de la Comisión Municipal Sanmartiniana encontró un nivel de baldosas que correspondería a la vivienda en la que José de San Martín residió temporalmente entre 1814 y 1817.

El sondeo exploratorio se desarrolló en una propiedad de calle Corrientes 343, que la comuna adquirió en conocimiento de su valor patrimonial, y en la que descubrió un punto de transición entre el patio y la galería posteriores de la casa y la sala principal.

El éxito en la búsqueda fue debido al preciso análisis cartográfico, acompañado por un estudio documental, que permitió detectar las baldosas típicas de las casas edificadas entre finales del siglo XVIII y primera mitad del XIX, cuya forma es rectangular lo que se asemeja a un ladrillo pero menos espesas.

“Estamos con las primeras excavaciones en lo que era la casa de San Martin, con hallazgos positivos, es algo histórico, con esto seguimos reconstruyendo el casco histórico de la Ciudad”, sostuvo el intendente Rodolfo Suarez.

“A partir de ahora hay que seguir excavando, tenemos muchas ideas para este lugar, tiene que ser parte de un museo, de dar a conocer a los mendocinos, a los argentinos y al mundo los hallazgos que produzcan. Pero esto recién comienza, va a haber que romper mucho y el lugar es adecuado para seguir con las rutas sanmartinianas en la Ciudad”, añadió el jefe comunal en una conferencia de prensa realizada en el lugar.

Horacio Chiavazza, responsable del Centro de Investigaciones Ruinas de San Francisco, explicó más en detalle los encontrado.

“Ha sido un hallazgo positivo en relación a parte de una estructura arquitectónica que tipológicamente, por los materiales utilizados en los pisos y en el levantado de los muros correspondería, a principios del siglo XIX”, resaltó Chiavazza, que agregó: “Estamos muy contentos con los resultados de esta semana de excavaciones arqueológicas, que desde el punto de vista científico permite fundamentar la decisión de que este lugar se transformara en un centro de referencia sanmartiniano e histórico para la Ciudad, mas allá del cartel que estaba en la puerta y que concentraba la atención de muchos turistas”.

El sondeo exploratorio se desarrolló en una propiedad de calle Corrientes 343, que la comuna adquirió en conocimiento de su valor patrimonial, y en la que descubrió un punto de transición entre el patio y la galería posteriores de la casa y la sala principal.

El éxito en la búsqueda fue debido al preciso análisis cartográfico, acompañado por un estudio documental, que permitió detectar las baldosas típicas de las casas edificadas entre finales del siglo XVIII y primera mitad del XIX, cuya forma es rectangular lo que se asemeja a un ladrillo pero menos espesas.

Hay que recordar que en 1814 la Legislatura de Mendoza alquiló el inmueble, perteneciente a Trinidad Álvarez, para que San Martín viviera junto a su familia y pudiera formar el Ejército de los Andes. En ese lugar, entre las calles José Federico Moreno y Montecaseros, también nació su hija Infanta Mercedes.

En el pozo de cuatro metros cuadrados por uno de profundidad se hallaron, además del piso de baldosas propias del siglo XIX, elementos muy fragmentarios de lozas, metales (clavos) y huesos de animales consumidos en aquellos años. Por otro lado, los pisos y cimientos de la edificación post-terrermoto, correspondiente a fines del siglo XIX e inicios del XX también son singularmente atractivos.

Según los especialistas que trabajan en el lugar las perspectivas de nuevos hallazgos son grandes, ya que se han comprobado ciertos niveles de integridad de los restos arquitectónicos como pisos y cimientos.

Dejá tu opinión

comentarios