niño desaparecido

septiembre 6, 2016 9:47 pm

“Estamos en un profundo dolor. No queríamos que la historia de Jacob terminase de esta manera”. La esperanza es lo último que se pierde incluso en las circunstancia más extremas. Hace 27 años, Jacob Wetterling estaba montando en bicicleta cuando desapareció sin dejar rastro. Hace días aparecieron sus restos.

El 22 de octubre de 1989, Jacob pasaba un momento agradable junto a sus hermanos cuando un hombre enmascarado se lo llevó a punta de pistola. Ni siquiera el testimonio de los niños sirvió para arrojar luz sobre un caso que tuvo a la seguridad estadounidense en jaque durante décadas. Su caso fue tan mediático que dio nombre a una Ley (la Ley Jacob Wetterling de 1994), que obligaba a los juzgados a realizar un registro de personas que hubieran cometido delitos sexuales o violentos contra menores.

La resolución del caso ha llegado gracias al testimonio de Danny James Heinrich, que tenía antecedentes por un caso de pornografía infantil y que fue interrogado también por la desaparición de Jacob Wetterling.

Por mucho que haya pasado el tiempo, su familia no se hace con la idea de que Jacob, finalmente, fuera asesinado. Hace menos de un día, su madre Patty escribió un emotivo mensaje: “Los Wetterling estamos pasando el duelo y tratamos de mantener nuestra familia unida. Estaremos encantados de hablar con la prensa en cuanto seamos capaces. Todo el mundo nos pregunta qué puede hacer para ayudarnos: recen una oración, enciendan una vela, permanezcan junto a sus amigos, jueguen con ellos, rían, tómense de la mano, coman helado, ayuden a sus vecinos, eso es lo que me ayudará a sentirme bien hoy. Patty Wetterling”.

jacob

Así termina una de los casos que más marcó a la sociedad estadounidense durante años. La desaparición de Jacob Sterling provocó que los padres de Minnesota fueran más cautelosos a la hora de dejar a sus niños solos. También su historia inspiró un documental titulado “The Hunt”. Un documental que ya no tendrá final feliz, por mucho que sus padres puedan por fin velarlo.

 

Dejá tu opinión

comentarios