Rinitis

abril 29, 2015 4:18 pm

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la rinitis alérgica afecta a cerca de 400 millones de personas en el mundo, en especial a niños; mientras que unas 300 millones padecen asma. En Argentina del 10 al 20 % de los pequeños sufre alguna de estas dos enfermedades que, por lo general, se presentan en pequeños de entre 6 y 7 años de edad. Por su parte, Mendoza registra más de 60.000 chicos menores de 14 años con asma. La importancia de conocer y tratar la enfermedad la reflejan los 10.000 niños que atendió el Programa Provincial de Asma durante el año pasado y el hecho de que la sufre el 10 % de los mendocinos. La rinitis alérgica está lejos de quedarse atrás, la padece el 20 % de la población.

Respecto a este Programa, vale destacar que tiene el objetivo de controlar estas enfermedades en niños y adolescentes para que mejoren su calidad de vida. Trabaja con un servicio descentralizado de profesionales que rotan por diferentes hospitales y centros de salud de la provincia para diagnosticarlas antes de los 5 años, brindar atención de primer nivel y garantizar los medicamentos a quienes no tengan cobertura de salud o estén en situación de precariedad.

En orden de importancia, es preciso conocer a qué se denomina alergia para comprender cuál es la gravedad de las enfermedades que provoca. Ella es una reacción desproporcionada del sistema inmunitario a una sustancia que es inofensiva para la mayoría de las personas pero que en una que es alérgica causa desde molestias leves a problemas que pueden comprometer su vida. Esto es porque el organismo de quien padece alergia trata a esa sustancia como un invasor y reacciona de forma inapropiada. Por otra parte, quienes la sufren son sensibles a varias cosas, entre las más frecuentes se encuentran: ácaros del polvo, pelos de animales, polen, picaduras de insectos, esporas de moho, ciertos medicamentos y algunos alimentos. Las enfermedades alérgicas más comunes son el asma, la rinitis, la urticaria, la conjuntivitis y los eczemas.

Sin dudas tanto el asma como la rinitis causan afecciones crónicas que afectan la salud en mayor medida:

ASMA:

Es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias que se caracteriza por una obstrucción del flujo aéreo que se revierte en forma espontánea o bien mediante tratamiento. Se manifiesta a través de episodios recurrentes de tos, sibilancias, dificultad para respirar, disnea y opresión del pecho. Ante la aparición de los siguientes síntomas es primordial consultar de manera temprana al médico para evitar complicaciones: estornudos, congestión nasal, picazón de garganta y nariz, tos seca, dificultad para respirar, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos.

RINITIS:

Refiere a un conjunto de síntomas que afectan la nariz luego de inhalar algo a lo que se es alérgico, como por ejemplo, polvo, caspa o polen, sin embargo, algunos alimentos pueden causar la misma reacción. En tal sentido, se distinguen dos clases de síntomas, los que ocurren poco después de tomar contacto con la sustancia que provoca la reacción alérgica y los que se desarrollan en forma porterior. Entre los primeros se destacan: picazón en nariz, boca, ojos, garganta, piel o cualquier área del cuerpo; problemas con el olfato, estornudos y ojos llorosos; mientras que los segundos abarcan: congestión nasal, tos, oídos tapados y disminución del olfato, dolor de garganta, círculos oscuros debajo de los ojos, fatiga, irritabilidad y dolor de cabeza.

Para prevenir estas enfermedades es preciso: limpiar la casa en forma frecuente, impedir el ingreso de animales a ámbitos donde hay una persona alérgica, menos donde ella duerme; evitar el uso de alfombras y cortinas, eliminar del hogar todo objeto que acumule polvo, como por ejemplo “peluches”, evitar los lugares húmedos como los sótanos; y mantener limpios y secos el baño y cualquier otro lugar que tienda a la acumulación de moho.

Es bueno decir que la mayoría de las alergias se tratan sin difultad con medicamentos, claro que ello depende de su tipo y gravedad, no obstante y por lo general, antihistamínicos, corticoides y broncodilatadores son buenos para combatirla. Por otro lado, algunas alergias que aparecen durante la infancia pueden desaparecer con el transcurrir del tiempo, aunque una vez que la sustancia causa una reacción es capaz de afectar a la persona por el resto de su vida.

Lo importante es considerar los síntomas y acudir a la consulta con un especialista lo antes posible para obtener un tratamiento efectivo que reduzca los síntomas del momento y las complicaciones futuras. Para más información sobre asma, ingresar a http://www.ciudadanodiario.com.ar/asma-y-epoc-en-la-mira/

Dejá tu opinión

comentarios