drogas

septiembre 6, 2016 2:00 pm

Aumentó en Mendoza el consumo de drogas ilegales. La cocaína es la sustancia que más adeptos suma entre los jóvenes.  Ahora, la edad de inicio bajó a 17  y se duplicaron los procesamientos por tenencia para uso personal. El consumo de marihuana se triplicó pero la narco/venta bajó atada al fenómeno del auto-cultivo.

De acuerdo a la información proporcionada por organismos oficiales, en Mendoza el consumo irresponsable de drogas se duplicó durante la última década. Los nuevos “droga-dependientes” que engrosan las estadísticas son jóvenes de entre 17 y 30 años que, por lo general, empiezan probando y al poco tiempo se convierten en adictos.

Merca, porro y paco

Según datos proporcionados por la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR), en lo que respecta a población mendocina (15 a 65 años), el consumo de cocaína se duplicó, el de marihuana se triplicó y el paco (pasta base) empieza a dar sus primeros pasos en áreas de alta vulnerabilidad social.

El flagelo más preocupante según los especialistas consultados, es la cocaína. Esta sustancia, tan adictiva como destructiva, se puede conseguir por $100 el gramo y aquellos que pueden pagar por mayor pureza gastan entre $300 y $500 la dosis.

Lo cierto es que, al margen del costos y calidades, el clorhidrato de coca inhalada, es cada vez más popular entre los jóvenes e inclusive se han detectado caso de consumo tanto en el ámbito escolar como en círculos universitarios.

En nuestra provincia,  el 3.6% de las personas de entre 15 y 64 años reconoció haber consumido cocaína al menos una vez en el último año. Cuando hasta hace menos de 10 años, el nivel de incidencia, no superaba el 2,6%.

Si hablamos de Marihuana, el tema no es muy diferente en relación a la cantidad de nuevos adeptos pero sí, en relación a la narco criminalidad. En este punto, es importante aclarar que la prevalencia de la cannabis sativa se triplicó durante la última década pero, paradójicamente, la compra y venta de esta droga blanda, bajó.

“La explicación es sencilla. La marihuana no es una droga que demande atravesar un proceso de síntesis química y por eso la gente la planta en sus casas. Esto si bien sigue siendo ilegal, al menos no contribuye al mercado negro y a la violencia que genera el narcotráfico” comentó Ulises Díaz de la Asociación Antidrogas de la República Argentina.

En lo relacionado al paco (pasta base) se puede decir que en Mendoza, aún no es grave la incidencia pero si es preocupante.

“Los decomisos y casos de sobredosis son aislados pero son cada vez más. De apoco estamos empezando a notar el ingreso de esta droga que en 6 meses te puede matar. Todavía no estamos como Buenos Aires pero vamos por ese camino.” dijo Díaz no sin antes agregar un elemento central que explica el aterrizaje de este estupefaciente entre los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

“El paco está en las villas de Mendoza y pocas veces sale de ahí. Por eso tampoco aparece en los medios de comunicación. Sin embargo la puerta de entrada, ya está abierta y los chicos de la calle son los primeros en atravesarla” finalizó el especialista.

Por Orlando Tirapu – Diario El Ciudadano

Dejá tu opinión

comentarios