erdogan biden

agosto 24, 2016 9:35 pm

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha comunicado este miércoles que hará saber al vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, que Washington no tiene “excusa alguna” para retener al clérigo Fetulá Gülen e impedir su extradición durante la reunión que están manteniendo en Ankara.

Por su parte, el vicepresidente norteamericano asegura que todavía no han recibido pruebas por parte de Turquía. “Hasta ayer no se ha presentado ninguna prueba sobre el golpe”, dijo Biden en una rueda de prensa sobre la petición de extradición de Gülen, que reside desde 1999 en Estados Unidos y al que Ankara quiere juzgar por ser supuestamente el presunto cerebro del fallido golpe de Estado.

El presidente turco ha querido destacar la existente relación política entre Turquía y Estados Unidos, que constituyen aliados estratégicos en la lucha contra el grupo terrorista Daesh (Estado Islámico) en Siria e Irak, y ha señalado que retener a Gülen, al que acusa de estar detrás del intento de golpe de Estado que tuvo lugar el 15 de julio en el país, no beneficia a Estados Unidos.

“Le diré que tiene a un líder del FETO (Organización Terrorista de Fetulá)”, ha aseverado Erdogan. “Si un país quiere extraditar a un criminal que se encuentra en tu territorio no tienes ningún derecho a enfrentarte a esa decisión”, ha zanjado.

Por su parte, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, rechazó hoy con vehemencia que su país tuviera de antemano conocimientos o haya cooperado en el fallido golpe de Estado en Turquía el pasado 15 de julio.

Biden afirmó que las autoridades estadounidenses están cooperando con Turquía y estudian su petición de extradición del predicador conservador, Fethullah Gülen, exiliado en EEUU, al que Ankara acusa de estar detrás del fallido golpe.

“No tenemos ningún interés en proteger a nadie que haya hecho daños a un aliado, pero tenemos que cumplir con nuestras obligaciones legales”, dijo Biden en un discurso en el Parlamento turco, tras una reunión con el primer ministro, Binali Yilirim.

El Consejo Supremo de Jueces y Fiscales de Turquía (HSYK), controlado por el Gobierno, ha decidido despedir a 2.847 jueces y fiscales por su supuesta complicidad con el fallido golpe militar del 15 de julio, informó hoy la emisora “CNNTürk”.

Según fuentes del propio HSYK citadas por la cadena, la decisión fue tomada de forma unánime. Estos despidos se unen a los de otros 80.000 empleados del Ejército, la Justicia y la Educación tras el fin del levantamiento militar.

 

Dejá tu opinión

comentarios