Secuestro-Virtual

agosto 26, 2016 10:33 am

A pesar de la popularidad que han tomado los secuestros virtuales, a pesar de las recomendaciones, a pesar de la infinidad de noticias al respecto, los delincuentes siguen engañando a personas mayores o no tan mayores haciéndoles creer que tienen a un ser querido en calidad de secuestrado. Obligan a la víctima a entregar dinero en efectivo para “liberar a la presa”, pero cuando se exige una respuesta resulta que este familiar se encuentra bien, y que no tenía conocimiento de las comunicaciones apócrifas.

Es un modus operandi que opera a toda hora. Numerosos son los casos en nuestra provincia, pero hay que admitir que no somos los únicos en el mapa delictivo de la Argentina. Santiago del Estero, por poner un caso, va puntero en cuanto a cantidad de personas engañadas: más de una veintena de personas fueron víctimas de secuestros virtuales en distintas ciudades de esta provincia norteña, muchos de los cuales fueron perpetrados a través de llamadas efectuadas desde Buenos Aires, informaron fuentes policiales.

peatonal-de-Santiago-del-Estero

 

En la última semana se conocieron 25 casos de extorsiones por vía telefónica en Santiago, y dos de las víctimas llegaron a efectuar pagos de entre 10.000 y 25.000 pesos, tal como exigían los delincuentes.

Tucumán, el Jardín de las Extorsiones

La provincia más pequeña de nuestro país fue protagonista también de secuestros virtuales. Entre los casos que trascendieron, uno de ellos lo sufrió una farmacéutica de 54 años, a quien le dijeron que su marido había sufrido un accidente pero luego le dijeron que estaba cautivo y que lo liberarían a cambio de $ 100.000. Luego de varias horas de tensión se conoció que todo era un engaño.

ciudad-de-tucuman

Otro caso que se conoció en Tucumán es el que sufrió el padre del un legislador nacional, a quien le pidieron dinero para poder liberar a su padre. Dio la casualidad de que el hombre mayor se encontraba tranquilo en su casa.

En Buenos Aires, pero desde Mendoza

“Hola”, “¿Puedo llamarte?”, “Agendame”, son mensajes de texto que millones de argentinos siguen recibiendo en sus celulares, en su mayoría con el código de área de Mendoza, “0261”. El extraño, molesto y desconcertante SMS no deja de expandirse, por lo que los investigadores y especialistas recomiendan no responder y borrarlo, para evitar, sobre todo, posibles secuestros o estafas virtuales, a pesar de las advertencias oficiales que comenzaron hace 8 años.

chips

Sin dudas, lo que más llama la atención es que a lo largo y ancho de la Argentina se repite, en miles de casos, la característica “0261”. Según explicaron, esto se debe a la libre venta de chips en todo el país, por lo que el delincuente puede estar en Buenos Aires y utilizando un celular con número de Mendoza, lo que complica las pesquisas para dar con los autores de las extorsiones.

Los casos de nuestra provincia

Enumerar los engaños a nivel país es una tarea titánica. Y Mendoza no escapa a esta lista, pero podemos enumerar algunos que, por sus características, ganaron más popularidad. Uno de ellos fue el de la ex Reina Nacional de la Vendimia Francisca Jahan, quien recibió un llamado alertando que su hijo se encontraba secuestrado. La mujer se descompensó y perdió la vida, mientras que su hijo estaba en San Juan, en perfecto estado de salud.

vendimia

El otro caso lo compartimos allá por junio de 2016. Un secuestro virtual grabado en vivo, con la víctima actuando para no levantar sospechas, dio como resultado el escrache a los delincuentes que no contaban con la sangre fría de quien atendió el teléfono. El audio lo podés escuchar acá:

Recomendaciones para no caer

Nunca está de más reiterar las recomendaciones pertinentes para evitar ser engañados.

-No brindar por teléfono ninguna identificación propia o de la familia.
-Si atiende un niño, supervisar que no aporte datos, y que la llamada se la pase a un adulto.
-Desde otra línea, verificar que la supuesta víctima se encuentra bienn.
-Solicitar a la persona que llama el nombre, apellido, descripción física, ropa, lugar y detalles de cómo secuestraron a la víctima.
-Si aducen llamar desde la policía o de un hospital, exigir datos personales.
-Hacer inmediatamente la denuncia policial.

Dejá tu opinión

comentarios