Feria_libre

julio 29, 2014 8:48 am

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, confirmó que hoy una delegación Argentina llegará a los Estados Unidos para tener una nueva reunión con el mediador Daniel Pollack, a la tarea de negociar una salida para destrabar la problemática buitre, a dos días de un posible default. De esta forma, el Gobierno mantiene abierta la negociación que tiene del otro lado a los holdouts y, según economistas consultados, la reunión de hoy sería clave para frenar la cesación de pagos.
Sin embargo, más allá de las intrincadas negociaciones, a 48 horas del día D, en Mendoza se detectaron algunos comerciantes (minoristas y mayoristas) que “por las dudas” ya están remarcando precios sin justificación alguna que sustente el incremento. “La mala fe de algunos productores, vendedores y hasta empaquetadores determinaron subas de precios en algunos sectores cuando el hecho de entrar o no en default poco tiene que ver con la realidad inflacionaria que sufre hoy el país”, comentó a El Ciudadano Germán Ríos Martínez, economista especializado en el conflicto con los fondos buitre.
Pero para los alarmistas y agitadores este tema es oro en polvo y en la necesidad ganar más dinero generan incertidumbre en la sociedad, la misma que afrontará los sobreprecios de dudoso origen. Por ejemplo, en la feria de Godoy Cruz, clientes habituales denunciaron aumentos sin razón de ser en carnes vacunas y verduras de estación. En la feria de Guaymallén (Mercado Cooperativo), se denunciaron subas en el precio de productos avícolas. Estas denuncias y muchas otras fueron rubricadas en las defensorías del consumidor como “sobreprecios injustificados”, ya que cuando el cliente preguntó por el incremento, los empleados detrás del mostrador argumentaron inestabilidad ante el eventual default de pasado mañana.

No hay corrida financiera
“Habría default, pero comparándolo con el 2001, sería uno mucho más ‘chico’, por decirlo de alguna manera. Así, podría durar unos seis o siete meses hasta que se pueda cumplir con el resto de los bonistas. Al decretarse el default se cierran las inversiones, se acortan los créditos para el país pero eso es algo que ya venía sucediendo. A corto plazo, el default en teoría no debería tener repercusión en los precios o las tazas de interés de los créditos que saque o sacó la gente. Puede haber desinversión y/o desempleo, pero en los bancos hay plata, no hay corrida financiera, no hay crisis. En los bancos hay plata de sobra y no hay deudas”, explicó Domingo Caliri, contador público nacional consultado sobre las incidencias probables de un default./ Orlando Tirapu

Dejá tu opinión

comentarios