xls-1-copia

noviembre 9, 2016 1:40 am

La elección presidencial en Estados Unidos no es apta para cardíacos. El candidato republicano Donald Trump se impuso en estados clave como Ohio, Carolina del Norte y Florida, superando a su rival con el número de delegados, a pesar de que su rival Hillary Clinton cobró fuerza hacia el final del comicio, con una victoria en California.

Pasada la medianoche, el candidato republicano ya le llevaba una ventaja de más de 40 delegados a Clinton. Y el cuartel general de Hillary Clinton se sumió en el silencio. Esta madrugada, la ex primera dama tenía 197 electores frente a 216 del neoyorquino.

En el estado estratégico Florida, el magnate se quedó con el 49,2% de los votos, frente al 47,7% de Hillary. También ganó los 18 electores de Ohio. Este estado industrial del Medio Oeste se considera un barómetro electoral desde hace más de un siglo: quien ganó en Ohio fue presidente en 28 de los últimos 30 comicios y ningún conservador llegó a la Casa Blanca sin hacerse con sus votos electorales.

Dejá tu opinión

comentarios