bacca

junio 25, 2016 8:42 pm

El equipo de Pekerman le ganó por 1-0 a los anfitriones de la mano del gol convertido por Bacca. De esta manera, los cafeteros alcanzaron la mejor ubicación desde 2001, cuando se consagraron campeones. Los de Klinsmann redondearon una aceptable campaña, igual a la de 1995.

El partido que generalmente nadie quiere jugar, esta vez fue el duelo que ambos quisieron ganar. En Phoenix, el premio consuelo fue para Colombia, que venció por 1-0 a Estados Unidos y cerró su participación en la Copa América Centenario con el tercer lugar del podio.

Norteamericanos y Cafeteros no se guardaron absolutamente nada para el último partido en el certamen, tanto en nombres como en actitud. Los dos entrenadores alinearon el mejor material disponible y los protagonistas no escatimaron en sacrificio pese al desagrado de haber perdido las Semifinales entre semana.

La única diferencia se produjo a los 30′ de la etapa inicial, con una obra de arte que expuso la mayor jerarquía del combinado de José Pekerman. Juan Cuadrado llegó a alcanzar una pelota sobre el sector derecho, se la cedió a James Rodríguez, el ’10’ habilitó con una cucharita sensacional y Santiago Arias ejecutó el centro que Carlos Bacca rozó para desnivelar la cuenta.

Otras emociones interesantes se vivieron en el complemento, donde los conducidos por Jürgen Klinsmann buscaron la igualdad por todos los medios y los sudamericanos contaron con varios avances de peligro para engrosar el marcador. El travesaño le dijo que no a Cuadrado tras una bonita definición de emboquillada y lo mismo sucedió con el palo, que evitó lo que hubiera sido la conquista de Bobby Wood.

El uruguayo Daniel Fedorczuk le mostró el camino de las duchas a Arias y Michael Orozco con la tarjeta roja producto de un infantil incidente cerca del cierre y el pitazo final terminaría otorgándole el premio consuelo a los colombianos, quienes se adueñaron de la mejor colocación en el torneo continental desde 2001: en aquella edición fueron campeones.

Los dueños de casa se marcharon con la sensación de haber puesto en lo más alto el nombre de la Concacaf y bajaron la persiana con una actuación similar a la de 1995, cuando también se ubicaron en la cuarta posición.

Dejá tu opinión

comentarios