14962878_10211245679476644_948351541_n

noviembre 8, 2016 4:44 pm

Aparecen a cada tanto, y siempre generan preocupación. Son mensajes de remitentes desconocidos, que llegan al celular haciendo alguna pregunta. Cuando el usuario contesta, ya está hecho casi todo el trabajo: a veces este mensajito es la puerta abierta hacia una estafa.

Esta vez el tema es extraño, porque el que manda el SMS lo hace desde Mendoza, o desde un celular con nuestra característica (el 261). No por cercano el tema deja de ser serio, porque entonces estamos hablando de algo que surge de aquí cerca: tenemos al agresor en nuestro propio entorno.

Por esto, especialistas en seguridad informática recomendaron no responder el SMS ni intentar llamar al número desconocido, ya que esto podría tratarse de una nueva estrategia de delincuentes para obtener información, y así llevar a cabo diferentes delitos, como secuestros virtuales o estafas.

numero-trucho-02

Según los entendidos, “mandan el mensajito y uno responde inmediatamente. En un tiempo, tal vez unos tres meses, cuando uno ya se olvidó del asunto, vuelven a contactarse y comienza ahí el intento de estafa”.

Los delincuentes cuentan con una amplia guía telefónica de sus víctimas con nombres, números, y a veces hasta el domicilio. Son datos que el usuario, ingenuamente, les brinda a estos individuos. Un “Hola”, un “Te puedo llamar?”, o el que ahora circula, “¿Este es tu número?” son los primeros pasos para que uno termine estafado.

Dejá tu opinión

comentarios