TOPSHOTS-IRAQ-UNREST

septiembre 13, 2014 8:47 am

El presidente de EE.UU., Barack Obama, habló en su discurso del pasado miércoles que la columna vertebral de su plan para enfrentar al EI consistirá en “llevar a cabo una campaña sistemática de ataques aéreos” contra la coalición insurgente de facciones extremistas que han conquistado una parte considerable del territorio soberano sirio e iraquí. En la explicación de la estrategia a llevar adelante el mandatario hizo especial hincapié que no habrá tropas de combate sobre el terreno.

El pasado mes de julio el Estado Islámico proclamó un califato que se extiende en parte de la geografía de Siria e Irak. Al ramificarse el área de influencia del EI hacia el país gobernado por Bashar Al Assad (de etnia alauí, una rama del chiísmo) ha crecido exponencialmente la amenaza de una desestabilización general de toda la región, afectando la estabilidad política y territorial de Irán, Egipto, Jordania, Libia, Qatar, Israel, entre otros, provocando en consecuencia un preocupante escenario de enorme debilitamiento de la seguridad colectiva a escala global. He aquí el fundamento de la nueva y apresurada intervención de la OTAN con Estados Unidos a la cabeza.

Al día de hoy los insurgentes tienen su bastión principal en Raqa (Siria), mientras que en el país vecino se han hecho fuertes en la populosa Mosul y en la simbólica Tikrit, ciudad natal de Sadam Hussein, sin embargo, todavía no se sabe con certeza qué tan alto es el porcentaje de control del EI sobre las vías de comunicación interna, pozos petrolíferos y pasos fronterizos.

Obama también confirmó la presencia de hasta 1.600 militares asesorando a las tropas gubernamentales en Irak, uno y hasta dos portaaviones apostados en el Golfo Pérsico para cumplir con el régimen de misiones de bombardeo planeadas, y bases de despliegue rápido apostadas en países de la región para enfrentar cualquier situación de “urgencia”.

Lo que llamó poderosamente la atención de los analistas con respecto al discurso del líder de la Casa Blanca fue que las incursiones aéreas han quedado “por ahora” limitadas al espacio aéreo iraquí, siendo que en Siria se encuentra una importante presencia y recursos desplegados por el Califato de facto. Por último al comentarse el poder de fuego de los yihadistas un allegado asesor del presidente estadounidense detalló al Congreso de ese país que los terroristas cuentan con vehículos blindados, artillería y cohetes antitanque, se teme además que tengan misiles antiaéreos portátiles, lo cual es muy posible. También dijo que disponen de algunos tanques de combate T-55 y cazas de origen ruso, tomados en bases militares sirias, lo cual de “ser así”, es muy posible que al día de hoy hayan sido neutralizados por las incursiones aéreas de la aviación naval estadounidense.

También se destacó que mantienen un gran arsenal de ametralladoras, armas portátiles y explosivos de corto alcance y sin duda fusiles de asalto, tanto los AK-47 de origen ruso como los estadounidenses M-16 capturados en los arsenales de Mosul.

mapa de presencia insurgente

Dejá tu opinión

comentarios