farmacia

septiembre 12, 2014 5:45 pm

Las farmacias porteñas y bonaerenses no atendieron hoy a afiliados de la obra social PAMI en reclamo de una deuda de 1.000 millones de pesos, pero desde el Gobierno rechazaron que exista ese pasivo y denunciaron un “sabotaje” contra la salud pública. El director del PAMI, Luciano Di Cesare, condenó la decisión de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) y atribuyó la medida a “una puja de poder entre la COFA y la industria farmacéutica” que deja a los afiliados como “rehenes”.
El funcionario aclaró que “no es cierto que PAMI tiene problemas con las farmacias” y definió la medida como “un sabotaje a la salud pública”, por lo que solicitó al sector deponer la actitud y responder a quienes dependen de la mutual para acceder a medicamentos. Raúl Mascaro, presidente de la COFA, reclamó “un cronograma cierto de pago”, porque “hoy la deuda que tienen con las farmacias es cercana a los mil millones de pesos”.
Tras la fuerte polémica que generó la medida de fuerza, el PAMI emitió un comunicado en el que insiste con que el paro “se debe a una disputa que existe entre la Industria Farmacéutica y la COFA, por los descuentos que tienen acordados con la Industria desde hace varios años”.
“Este conflicto, lamentablemente, pone como rehenes a los más de 4.600.000 afiliados que acceden a los descuentos que PAMI brinda para el acceso a medicamentos”, dijo la mutual estatal. A su vez, PAMI aclaró que los pagos a los proveedores de las farmacias están al día y que el convenio que mantiene el Instituto es con la industria farmacéutica y no con la COFA.

Dejá tu opinión

comentarios