0011682676

octubre 16, 2014 8:34 am

El partido entre Serbia y Albania duró solamente 41′ en el marco de una nueva fecha de las Elimintorias rumbo a la Eurocopa 2016 que organizará Francia. La aparición de un dron con una bandera representativa de la “Gran Albania” (proyecto que pretende reunir a las comunidades de origen albanés de Kosovo, Montenegro, Macedonia y sur de Serbia, además de la propia Albania), dio lugar a la violencia entre los propios futbolistas de ambas selecciones.

El hecho ocurrió cuando la insignia sobrevoló un estadio colmado por 20.000 personas, incluido el presidente serbio Tomislav Nokolic, y Stefan Mitrovic, uno de los jugadores locales, la bajó de mala manera. Eso generó la reacción de los visitantes y enfrentamientos cuerpo a cuerpo, prácticamente una batalla campal, que obligó al juez inglés que estaba a cargo del choque a suspenderlo antes del descanso.
El día después del lamentable episodio, el plantel albano fue recibido con todos los honores,como su fueran héroes patrios, por parte de una multitud que se acercó hasta el aeropuerto Madre Teresa de la ciudad de Tirana. Miles de individuos, con predominio de jóvenes, celebraron envueltos en banderas “rojinegras” la actitud de los profesionales en pleno campo de juego. Los festejos se extendieron hasta el amanecer, como un acontecimiento de relevancia nacional.

Dejá tu opinión

comentarios