xls-1-copia

noviembre 29, 2016 1:13 am

La dura goleada que padeció Independiente en el clásico de Avellaneda ante Racing fue la última gota que rebalsó el vaso y provocó más que un temblor en el banco de suplentes de la institución. Es que los jugadores quedaron expuestos ante la falta de compromiso, actitud y esfuerzo con el entrenador Gabriel Milito y la crisis futbolística se agudiza.

El Rojo viene de sufrir tres fuertes golpes en los últimos tiempos, primero con la eliminación en la Copa Argentina a manos de Defensa y Justicia, después con la prematura salida de la Copa Sudamericana a manos del brasileño Chapecoense y ahora con este clásico.

“Más allá de que nos dolió perder el clásico, tiene todo el respaldo de la Comisión Directiva y va a continuar. No hay dudas de eso. En diciembre se verá que jugadores se tendrán que ir”, sostuvo Pablo, el hijo del presidente, en un mano a mano con Estudio Fútbol.

El Mariscal dirigirá la práctica de hoy y seguirá al mando del equipo al menos hasta el partido del próximo domingo ante River, en el Libertadores de América. Será una prueba de fuego para el DT y sus dirigidos en un infierno que dará su veredicto.

Dejá tu opinión

comentarios