0012776110

junio 6, 2015 10:22 pm

El circuito ofensivo del elenco del “Tata” funcionó bien. A un toque, el ex Independiente volvió a tener la oportunidad para abrir el marcador. Asistencia del “Fideo”, descarga hacia el “Pocho” y definición apenas ancha. El monólogo ilusionaba las 20.000 personas que asistieron al Bicentenario.

Además, la clase de Javier Pastore representaba un aporte extraordinario en la estética del juego. El ex Huracán se divirtió a puros amagues y generó peligro la zona defendida por Romel Quiñónez. Por lo tanto, antes de llegar a la media hora, Di María y Agüero protagonizaron una ola goleadora que derivó en el 3 a 0.

El capitán recibió del cordobés y colocó el balón al lado del poste. El “Kun”, en cambio, capitalizó la pena máxima para estirar la diferencia y empleó su velocidad para anticipar a Ronald Eguino y volver a festejar.

En el complemento no cambió la fórmula. Cuando el cronómetro de Jorge Osorio llegaba a los 5 minutos, el atacante del Manchester City se lució con una maniobra en la que desparramó a los defensores visitantes antes de sellar el 4 a 0. Unos instantes después, Miguel Hurtado tocó la pelota con la mano y el chileno volvió a cobrar penal. Desde los doce pasos, Di María impuso el 5 a 0, para afirmar la perfección de un equipo que alimenta cada vez más las esperanzas criollas.

El espectáculo se terminó con la avalancha de cambios que realizó Martino. Con el pleito liquidado, el DT le dio minutos a todos los que tenía a su disposición. A una semana del debut organizado por Chile, a la Argentina sólo le falta la llegada de Carlos Tevez, el “Tucu” Pereyra, Javier Mascherano y Lionel Messi, quienes disputaron la final de la Champions League. La cuenta regresiva para el comienzo del sueño continental comenzó con gran expectativa.

Dejá tu opinión

comentarios