mexico

noviembre 9, 2016 9:47 am

Cabizbajos y silenciosos, los mexicanos recibieron la madrugada del miércoles la noticia de que vivirán despiertos la “pesadilla” de ver a Donald Trump dirigiendo al país más poderoso del mundo.

La victoria del candidato republicano dejó sin aliento a millones de personas y hasta el peso mexicano entró en pánico derrumbándose a mínimos históricos. El gobierno ya prepara una respuesta.

Las caras festivas de los mexicanos que confiaban en celebrar la derrota del magnate se fueron diluyendo al ritmo que las televisiones mostraban su avance.

“Me siento triste, muy triste, parece una pesadilla la verdad, y con mucha incertidumbre sobre lo que va a pasar”, comentó Erick Sauri, un arquitecto de 35 años que portaba una camiseta azul con la leyenda “Hillary Clinton for president” (Hillary Clinton presidenta).

“Por lo pronto ya ganamos menos de lo que ganábamos ayer”, apuntó en alusión a la devaluación de la moneda local. Como él, muchos se congregaron para vivir la noche electoral en el restaurante “Pinche Gringo”, una expresión despectiva que los mexicanos usan con regularidad para referirse al prototipo del estadounidense desagradable.

Dejá tu opinión

comentarios