adolescencia-alcohol

noviembre 22, 2016 2:30 pm

El consumo de alcohol entre los más jóvenes creció más del 80% en los últimos diez años, reveló un informe realizado por el Ministerio de Salud de nuestra provincia sobre los riesgos que corren los adolescentes por una ingesta abusiva y una eventual intoxicación.

En los últimos tres años, el abuso de alcohol entre estudiantes secundarios creció más del 80%, mientras que ya están apareciendo casos entre chicos que cursan la Primaria.

De este modo, las consultas por emergencias relacionadas con el consumo de sustancias registró entre 2012 y 2015 un incremento de 40% en personas de entre 18 y 30 años.

Crecimiento del consumo sostenido en el tiempo.

Por otra parte, según estadísticas proporcionadas por la Dirección Nacional de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud de la Nación, “desde el 2001 al 2015 se observa un incremento ostensible (110%) de la prevalencia de abuso de alcohol en estudiantes secundarios”.

El organismo señaló, en el último estudio de Información Básica en Salud Mental y Adicciones, que la cantidad de consultas relacionadas al consumo de sustancias psicoactivas en salas de emergencia de hospitales públicos de todo el país pegó un salto del 43% en los últimos cinco años.

El trabajo mostró también que la sustancia ilegal más consumida entre los adolescentes es la marihuana –el 10,4% la consumió en el último año–, y que su consumo se cuadruplicó desde 2001. “En el año 2011 se incrementaron significativamente las prevalencias de consumo de solventes e inhalables y marihuana”, consignó.

Al respecto, Mabel Bianco, de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), consideró que “más allá de las cifras, nosotros percibimos en la realidad diaria el creciente número de chicos con problemas con el alcohol y últimamente el aumento de la ingesta entre las adolescentes”.

La especialista señaló, frente a los datos surgidos del informe en cuestión, que “la previa al boliche y a los excesos en los viajes de egresados, se suma el abuso de alcohol en horas diurnas, previas y posteriores a la escuela”. Para Bianco, una característica alarmante que se repite en esta tendencia es el aumento de la cantidad de adolescentes mujeres que abusan de las bebidas, con la consiguiente vulnerabilidad para su sexualidad.

“Casi un millón de adolescentes, de 13 a 17 años, sufren consecuencias físicas, psicológicas y sociales por la ingesta de bebidas alcohólicas”, según la Encuesta Nacional de Estudiantes de Enseñanza Media realizada por la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR),

Increíble pero cierto: la edad de inicio bajó a los 9 años

Entidades de lucha contra las adicciones alertaron que la edad de inicio en la drogadicción y el alcoholismo “bajó a los 9 años”, según estudios oficiales realizados en Cuyo, la Región Pampeana y el Litoral. Los datos fueron presentados por la Fundación Viviré y la Fundación de Organizaciones No Gubernamentales de la Argentina en el marco de las XX Jornadas Sobre Drogadependencia. Allí, el presidente de la fundación, Alejandro Rosatti, y Evangelina Petrelli destacaron la importancia de encarar con un abordaje familiar esta problemática. Rosatti dijo estar “muy preocupado pues según estudios la edad de inicio de los jóvenes en la drogadicción y el alcoholismo está en los 9 años, con porros o paco”.

Un problema de educación.

Una nueva encuesta sobre el consumo de alcohol sugiere que, poco a poco, la población estaría tomando más conciencia de los efectos adversos de caer en el exceso. Sin embargo, eso aún no parece ser suficiente como para traducirse en los hábitos. Sobre todo, en los más jóvenes. De hecho, el 40% de los entrevistados de entre 18 y 30 años dijo que no cree que la bebida genere dependencia.

De acuerdo con la encuesta realizada por la Universidad Siglo XXI, casi siete de cada diez argentinos, de entre 18 y 60 años (el 68%), están convencidos de que unas copas ayudan para desinhibirse y dejar los nervios de lado, en especial para conocer a otra persona. Un 56% dice que consume alcohol si necesita un refuerzo de confianza y coraje para una cita, los hombres un poco más que las mujeres (61% contra 51%), y, como era de esperar, los jóvenes más que los adultos.

Ahora, si se toma el total de la población encuestada –argentinos de entre 18 y 60 años–, siete de cada diez dicen saber que las bebidas alcohólicas generan dependencia y nueve de cada diez están de acuerdo en que beber demasiado puede incomodar o disgustar a los seres queridos. Además, uno de cada dos considera que el alcohol puede dañar la salud.

Dejá tu opinión

comentarios