Vacuna gripe

junio 10, 2016 12:15 pm

En el Este mendocino hay más de 50 casos potenciales de gripe A, que no pueden ser confirmados por los epidemiólogos del sistema de salud, a raíz de un faltante de reactivos elementales para llevar a cabo el isopado que confirma la presencia del virus en el organismo.

El dato fue aportado a este medio por médicos epidemiólogos de los hospitales Perrupato (San Martín) y Saporitti (Rivadavia), quienes solicitaron mantener en reserva su identidad, por temor a ser despedidos. “No nos podemos callar más. Esta situación se tiene que hacer pública por que la gente ya es mucha y tenemos miedo. Son 50 personas, como mínimo, que tienen los mismos síntomas y vienen de vuelta al consultorio sin el estudio (hisopado de garganta) por que los hospitales públicos no tienen los insumos necesarios (reactivos) para confirmar la presencia o ausencia del virus de la gripe A”, dijo una de las médicas del equipo epidemiólogo del Hospital Perrupato.

Dos años sin estadísticas

En los hospitales públicos del Este mendocino no se llenan las planillas de estadística epidemiológica desde hace dos años, como mínimo. “Por falta de insumos, hace dos años, más o menos, que no estamos llenando las planillas que nos piden desde el Ministerio de Salud.

Nosotros ya dimos aviso pero no nos dan respuesta. Nos dicen que el producto no está y que por el momento no se van a poder seguir haciendo los estudios de isopado”, comentó a El Ciudadano, un médico del hospital Saporitti de Rivadavia, donde están la mayoría de los potenciales casos de gripe A, todavía sin resolución.

Desamparados

Como dijimos anteriormente, sólo en el Este provincial serían más de 50 los pacientes que presentan la sintomatología de la gripe A y se vuelven a sus casas con una espantosa incertidumbre.

Lo alarmante del caso, en este punto, es que de ese total de personas, ninguna ha recibido tratamiento a raíz de dos variables problemáticas: en primer lugar, no pueden ser tratados por falta de diagnóstico. En segundo lugar, no se les puede brindar tratamiento preventivo de emergencia (sin diagnóstico), ya que la droga correspondiente (oseltamivir), más conocida como Tamiflú, está en falta. “Como no tenemos stock de la droga en la farmacia del hospital, les damos la receta para que la compren en otro lado. Pero siempre pasa lo mismo: vuelven al consultorio con las manos vacías y la esperanza por el suelo”, dijo una de las denunciantes.

Dejá tu opinión

comentarios