carcel

octubre 24, 2016 12:10 pm

Mató a tres mujeres. Si hubiera sido por él, también mataba a tres niños. Dejó un río de sangre, violencia y miedo, y fue detenido cuando intentaba desligarse de lo que había hecho. Es Daniel Zalazar, un tranquilo profesor de artes marciales que ayer fue el responsable de una de las masacres más aberrantes de los últimos años. Y desde la comisaría en la que estaba detenido, habló: “Me hicieron sacar”, cuentan los policías que expresó el hombre.

Alojado en un calabozo de la Comisaría 7° de Godoy Cruz, Daniel Zalazar aseguró que varias veces quiso acercarse a Claudia Arias, su ex pareja, madre de la bebé herida. Pero que nunca lo dejaban, ya que, según él, “cada vez que yo llegaba a la casa, llamaban a la Policía para que me sacaran”.

Esta confesión no fue oficial, sino que fue un trascendido pronunciado ante los policías. Lo que sí dijo ante las autoridades judiciales es que había sido víctima de un robo, y que se declaraba inocente de todo lo ocurrido.

Desde la celda, el hombre se mostró frío, sin ningún tipo de remordimiento. Hubo que asistirlo, ya que tenía heridas cortantes en sus muñecas y sus tendones estaban comprometidos. Durante la mañana del lunes, aseguran, será trasladado directamente al penal de Boulogne sur Mer.

Dejá tu opinión

comentarios