arenas, gustavo

noviembre 12, 2014 9:00 am

Para la próxima Fiesta Nacional de la Vendimia ya estará rigiendo el nuevo protocolo para la elección de las reinas en los niveles distrital, departamental y provincial, debido a que el Poder Ejecutivo promulgó este martes la ley provincial Nº 8.740, que establece: “El Ministerio de Cultura deberá dictar, dentro de los sesenta días de la publicación de la presente ley, un nuevo reglamento para la elección de las reinas y virreinas nacionales de la Vendimia”.

La reglamentación “deberá respetar especialmente los derechos, las garantías y las libertades consagrados a favor de la mujer por los tratados internacionales de jerarquía constitucional y demás legislación vigente en materia de derechos humanos en la República Argentina”, establece también la medida oficial, que incluso invita “a los municipios a adecuarse a la normativa del reglamento”.

El senador Gustavo Arenas (FPV-PJ) afirmó al respecto que “aunque parezca superficial, en términos simbólicos, esta ley es muy importante en el marco de la lucha por los derechos de la mujer y las políticas de género que se vienen desarrollando en los últimos tiempos en Argentina”.  Y explicó que “el Ministerio de Cultura de la provincia tiene 60 días para dictar un nuevo reglamento de elección de las reinas vendimiales que esté acorde con las normas vigentes”.

Con la puesta en vigencia de la nueva reglamentación vendimial, se evitará la discriminación por cuestiones de género y las soberanas electas no quedarán expuestas a situaciones, ante un hecho tan trascendental como ser madre, al tener que resignar su reinado por quedar embarazadas, o en el caso de contraer matrimonio, algo que también prohíbe el actual protocolo.

El proyecto de ley se originó en setiembre del 2012, cuando Gustavo Arenas tomó conocimiento de la situación de discriminación que atravesaba la joven Evelyn Mariel Ramírez, reina de la Vendimia de Lavalle, a la que le habían “sugerido” que renunciara a su cargo por estar en período de gestación. En este sentido, el objetivo de la norma es salvaguardar la integridad de las reinas electas, ya que se trata de jóvenes que aspiran  a representar internacionalmente durante un año a una actividad productiva y cultural.

Después de que Ramírez siguiera participando normalmente en los actos hasta el final de su mandato, ese año se produjo una situación similar en Tunuyán, donde Yamila Estefanía Escudero se vio forzada a renunciar a su mandato debido a las presiones que recibió cuando se conoció su embarazo.  Esto derivó en la presentación de demandas judiciales por daños y perjuicios, por parte de la soberana distrital contra la Municipalidad y el Estado provincial.

Los fundamentos del proyecto de ley remarcan que las obligaciones impuestas por el reglamento vendimial para la elección de las soberanas, violan derechos humanos fundamentales consagrados por normas de rango constitucional, superior a las leyes. Esta observación se basa en que el protocolo cuestionado establece que la reina y la virreina nacionales deben ser solteras y no tener hijos, y que deben presentar la renuncia al cargo si alteran esas condiciones durante su mandato.

Las conclusiones que se obtuvieron de ese encuentro fueron muy relevantes e inclusive revelaron que existe la posibilidad de que la Provincia de Mendoza sea sancionada eventualmente por ir en contra de diversas normas de rango constitucional que amparan derechos humanos fundamentales de las mujeres.

Dejá tu opinión

comentarios