Pies-hinchados-500x334

diciembre 8, 2015 3:22 pm

Muchas personas sufren la hinchazón indolora de pies, tobillos y piernas, si bien puede pasarle a cualquiera porque deviene de múltiples causas, es cierto que afecta en mayor medida a personas mayores. Esta inflamación, que se denomina edema, puede afectar ambas piernas e incluir las pantorrillas y los muslos; y es importante aclarar que la fuerza de gravedad es la razón por la que se hace más notoria en la parte baja del cuerpo.

  • Causas
  • Sedentarismo que provoca acumulación de líquido en pies y piernas.
  • Problemas en el funcionamiento de riñones, hígado o corazón.
  • Sobrepeso.
  • Edad avanzada.
  • Coágulo de sangre o infección en pierna.
  • Venas defectuosas que no pueden bombear sangre al corazón.
  • Cáncer, en especial de riñón, hígado u ovario.
  • Algunos tipos de quimioterapia.
  • Algunos medicamentos como corticoides, antidepresivos, de reemplazo hormonal, algunos antinflamatorios y fármacos para la presión arterial.
  • Niveles bajos de proteínas en sangre por mala nutrición.
  • Lesión que involucre la pierna, el tobillo o el pie.
  • Viajes largos.
  • Permanecer mucho tiempo de pie.
  • Consumo de estrógenos o durante el ciclo menstrual.
  • Embarazo. La hinchazón más grave durante este período puede ser signo de preeclampsia, también llamada toxemia, una afección seria que además de inflamación incluye hipertensión arterial.
  • Insuficiencia cardíaca, renal o hepática.

Sea cual fuese la causa del edema hay que controlarlo y para eso es preciso corregir lo que origina la acumulación de líquido. En algunas personas, el edema provocado por fármacos o por mala nutrición es reversible, mientras el que deriva de cáncer o de problemas renales, cardíacos o hepáticos es más difícil de tratar e incluso puede no tener solución.

  • Consejos para reducir la hinchazón y alivianar los síntomas:

ü      Ingerir una dieta equilibrada.

ü      Reducir la cantidad de sal de las comidas.

ü      Realizar actividad física o caminar en forma frecuente. Ejercitar las piernas para facilitar el bombeo de líquidos desde ellas al corazón.

ü      Colocar la zona afectada en alto al sentarse y al acostarse colocar las piernas por encimas del nivel del corazón.

ü      Evitar la posición de pie por períodos prolongados de tiempo o sentarse con las piernas cruzadas.

ü      Usar medias de compresión o mangas elásticas para ayudar a que los líquidos vuelvan al sistema circulatorio.

ü      Mantener la ingesta de agua y de otros líquidos hasta que el médico diga lo contrario.

ü      Consultar al doctor si la fisioterapia o la ergoterapia podrían ser de utilidad.

ü      Tomar descansos con frecuencia al viajar: ponerse de pie y desplazarse.

ü      Evitar el uso de ropa ajustada.

ü      No suspender la toma de medicamentos hasta que no lo determine un profesional.

Es fundamental recordar que es necesario contactar al médico si siente dificultad para respirar o dolor torácico, en especial si se tiene presión o rigidez. Este contacto debe ser urgente si se padece cardiopatía o nefropatía y la hinchazón empeora, si se posee antecedentes de enfermedad hepática y hay hinchazón de piernas o abdomen, si el pie o la pierna hinchada está enrojecida o caliente al tacto, si hay fiebre o si durante el embarazo se manifiesta una hinchazón algo más que leve o de repente existe un aumento súbito de ella.

Algunos aspectos que hay que tener en cuenta para controlar la hinchazón en casa:

  • Partes del cuerpo que están hinchadas y si se localizan por arriba o por debajo de la rodilla.
  • La hinchazón está presente a toda hora o empeora por la mañana y/o por la noche.
  • Cosas que mejoran la hinchazón y que la empeoran.
  • Presencia previa de coágulos en las piernas o los pulmones.
  • Alivio o no al elevar las piernas.
  • Presencia de venas varicosas.

Por otro lado, es importante prestar especial atención en verano porque este tipo de edema se agudiza con el calor, a la vez que se agravan otros problemas circulatorios en las piernas como la pesadez y las várices. Esta hinchazón veraniega se debe a que los vasos sanguíneos se dilatan por el aumento de las temperaturas  al tiempo que se reduce la elasticidad de sus paredes, por ende, se dificulta el bombeo de la sangre desde las extremidades hacia el corazón.

Ante una hinchazón prolongada no dude en asistir a su médico de confianza y tome sus recaudos en casa para no causar o agravar la hinchazón.

Dejá tu opinión

comentarios