francia

julio 27, 2016 9:50 pm

El presidente francés, François Hollande, presidió una nueva reunión de crisis con los ministros y responsables de seguridad y defensa, inmediatamente después de recibir a los responsables de las principales religiones del país, un día después del atentado yihadista contra una iglesia.

Los representantes religiosos han sido recibidos en el Palacio del Elíseo hacia las 08.00 hora local por Hollande, en lo que pretendía ser un signo de unidad después del ataque contra la iglesia de Saint-Étienne du Rouvray, en el que un cura de 86 años fue degollado y un fiel octogenario resultó herido de gravedad por dos terroristas que fueron abatidos por la policía.

Hollande, en una primera reacción por esta nueva acción extremista, ya indicó que Francia se ha dotado de un arsenal legal adecuado para la lucha antiterrorista y que su Gobierno las aplicará “con la más extrema firmeza”.

Pero frente a las crecientes críticas de la derecha y la extrema derecha por inacción y ante las demandas para endurecer el dispositivo, avisó de que “restringir nuestras libertades, derogar las reglas constitucionales, no aportaría eficacia en la lucha contra el terrorismo y debilitaría la cohesión tan preciosa de nuestra nación”.

Sarkozy, en una entrevista publicada este miércoles por “Le Monde” se ha reafirmado en sus posiciones para exigir que hay que “cambiar de dimensión en nuestra respuesta al terrorismo islamista. No puedo aceptar la aplicación de los esquemas intelectuales del pasado a la realidad de hoy”. En concreto, ha indicado que todos los que vayan a luchar a favor de grupos yihadistas o lo hayan intentado, tienen que ir a prisión y luego a centros para su desradicalización, pero también la retención indefinida para “los individuos más peligrosos” ,de entre los fichados por los servicios secretos por su vinculación con el terrorismo.

 

Dejá tu opinión

comentarios