0013595535

octubre 20, 2015 8:15 pm

Los cuartos de final de la Copa Sudamericana se iniciaron con el duelo que protagonizaronHuracán y Defensor Sporting en el Tomás Adolfo Ducó. En el duelo rioplatense, el Globo intentó adueñarse del pleito, a pesar de las ausencias de Patricio Toranzo y Daniel Montenegro.

Más allá de la falta de sus referentes, Mauro Bogado generó suspiros con un tiro libre extraordinario que se fue a centímetros del palo derecho de Martín Campaña. En cambio,Ramón Ábila apostó a su potencia para inquietar al arquero uruguayo. De a poco, los de ParquePatricios imponían su estilo.

En tanto, los comandados por Juan Tejera apostaban por los contragolpes rápidos ideados porMauro Arambarri. Como los quemeros en varias ocasiones quedaron mal parados por la ansiedad que despertaba la paridad, la visita gestó un par de situaciones que exigieron a Marcos Díaz. La más clara fue la pared construida por Brian Lozano y Maximiliano Gómez, que de no ser por el santafesino la sorpresa se hubiese establecido en el Palacio.

Antes de que se vayan al descanso ambos volvieron a amenazar con la llegada del gol. Un cabezazo desviado de Ezequiel Miralles y un potente remate de media distancia de Facundo Castro fueron argumentes suficientes para justificar la dinámica del partido. Sin dudas, la igualdad era justa en el cierre de la primera etapa.

En el complemento Huracán mermó su intensidad, dado que basó sus recursos ofensivos en la individualidad de Alejandro Romero Gamarra. A partir de esa iniciativa, los charrúas comenzaron a sentirse más cómodos con el planteo de Eduardo Domínguez y se animaron a llegar con más gente al campo adverso.

A falta de 15 minutos para el cierre Marcos Díaz se transformó en héroe. Tras dos cabezazos en el área, el ex Colón interpretó una maniobra extraordinaria para ahogarle el grito a MauroArambarri. Sin dudas, la conquista vecina hubiese significado la definición de la llave.

Además, la tapada cobró mayor importancia luego del tanto de “Wanchope” Ábila. De encontrarse con un resultado adverso, los quemeros pasaron a ganar un partido gracias a la proyección de Cristian Espinoza y la resolución del cordobés.

El sueño copero se mantiene vigente en el barrio porteño y la próxima semana el Globo intentará sellar el pasaporte hacia las semifinales del torneo continental, cuando cruce el charco para disputar la revancha.

Dejá tu opinión

comentarios