atentado

julio 21, 2015 5:04 pm

El video muestra a jóvenes posando sonrientes junto a cajas de juguetes, sacos de ropa y carteles que rezan: “Del 19 al 24 de julio estamos en Kobane”. Momentos después, el horror se adueñó de esa escena.

De los 32 muertos confirmados en el atentado suicida de ayer en la localidad fronteriza de Suruç, al menos 24 eran universitarios turcos, miembros de la Federación de Asociaciones Juveniles Socialistas de Turquía, que se habían desplazado a la zona para ayudar en la reconstrucción de la vecina Kobane, en Siria. Sus muertes han causado una gran conmoción en Turquía, donde desde ayer se suceden las muestras de solidaridad y rechazo al atentado. El horror se mezcla con el estupor: se asumía que el lugar era seguro, al menos mientras no cruzasen la frontera.

“En nombre de mi pueblo, maldigo y condeno a los perpetradores de esta brutalidad”, ha declarado el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

El de ayer es el segundo atentado, y el más letal, del Estado Islámico en territorio turco, tras las dos bombas en un mitin electoral del partido de base kurda HDP en la ciudad de Diyarbakir, a principios de junio. Aquel ataque, que provocó cuatro muertos y más de doscientos heridos, fue presuntamente perpetrado por un joven llamado Orhan Gönder, sobre cuyas simpatías hacia el EI habían advertido sus propios familiares.

Los expertos consideran que el atentado de Suruç es, a la vez, una represalia por las redadas contra militantes y reclutadores yihadistas en Turquía llevadas a cabo la semana pasada, y una advertencia a las autoridades turcas.

https://www.youtube.com/watch?v=pf-C4-7ft-c

 

 

Dejá tu opinión

comentarios