detenidos blurreados

diciembre 8, 2015 2:31 pm

Dos detenidos relacionados con la muerte del policía Ariel Tobares fueron imputados en la tarde del lunes. Uno de ellos es hijo de un policía, y el otro de una conocida pareja de narcotraficantes del departamento de Las Heras. Las detenciones son el resultado de una serie de allanamientos realizados en el norte del departamento, y luego de haber sido detenidos fueron imputados por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”.

Fue el fiscal de Delitos Complejos Juan Manuel Bancalari quien lideró una serie de allanamientos en la zona norte del casco urbano de Las Heras. Así, se detuvo a Emir Harba, de 22 años, y Luciano Díaz, de 20 en la esquina de Matheu y Cicchitti. Harba es hijo de un policía, e incluso hizo parte de un curso del Instituto Universitario de Seguridad Pública .

Por su parte, Díaz es hijo de dos reconocidos narcotraficantes que trabajan en los alrededores del barrio 26 de enero. En su muro de Facebook, el joven muestra gran cantidad de autos de alta gama.

Ambos detenidos quedarán alojados en Contraventores mientras se intenta probar su relación con el asesinato del policía Ariel Tobares, ultimado de un balazo en la cabeza mientras hacía trabajos complementarios en una unidad del servicio de Troles. Una fuente ligada a la causa comunicó que uno de ellos está más involucrado que el otro.

Pero aquí surgen algunos interrogantes a los que hay que prestarles atención. Los investigadores no comprenden cómo es que, siendo de cierta posición económica, los jóvenes optaran por viajar en trole. Y además, sus características físicas no coinciden con las aportadas por los testigos del asesinato.

Sus rostros ya habían empezado a circular entre la fuerza policial, y este es el motivo por el que sus propios padres eligieran entregarlos a la justicia, para evitar un posible ajuste de cuentas.

VELORIO MAS CHICO

El policía Ariel Tobares murió luego de una discusión a bordo de una unidad de troles, en momentos en que dos personas subieron al coche e intentaron viajar sin pagar boleto. El uniformado habría obligado a los atacantes a hacerse cargo del pasaje, y ahí se generó una gresca que terminó con Tobares muerto de un balazo en la cabeza, producido por su propia arma.

Sus restos fueron inhumados en el cementerio Oasis de Paz, del departamento de Maipú. Fueron numerosas las muestras de congoja por parte de familiares y compañeros de trabajo del hombre, quien tenía tres hijos (una niña de 4 meses, entre ellos) y se desempeñaba dentro del área de la Policía del Turista.

(Foto de portada: Facebook)

Dejá tu opinión

comentarios