image5636cb20707147.19939154

noviembre 2, 2015 12:17 am

Llegó feliz a Mar del Plata y se fue triste. La excursión de Independiente por la costa podría resumirse con un simple juego de palabras, luego de una tarde que comenzó del mejor modo y terminó como una pesadilla. El Rojo inició su duelo contra Aldosivi ya clasificado a la Liguilla Pre-Libertadores por la derrota de Tigre, pero fue un equipo sin sentimientos y cayó 1-0, poniendo en riesgo la condición de local en la definición del boleto a la Copa.
José Sand mordió a su presa favorita y solucionó todo: saltó más alto que Alexis Zárate y cruzó un cabezazo ante la atenta mirada del Ruso Rodríguez. Marcó el único tanto del partido y gritó por 11ª vez contra esta vereda de Avellaneda, el rival al que más veces castigó a lo largo de su carrera.
Ese fue el justificativo del Tiburón para apropiarse de los tres puntos y asegurarse su presencia en la Liguilla Pre-Sudamericana. Luego aguantó e intentó volver a lastimar con alguna contra en los pies de Roger Martínez, que finalmente terminó desperdiciando.
El Rojo, si bien tiró a la cancha varios nombres con peso ofensivo en el complemento, no hizo transpirar a Campodónico. Pelotazosimprecisionesfalta de temple y un equipo que apostó todo a las bandas: los conceptos de los de Pellegrino fueron escasos para merecer un premio, al menos, mínimo.
Ahora deberá enfrentar a Vélez con la obligación de no dejar escapar la localía de cara a la clasificación de la Libertadores. Con 51 puntos, aventaja por apenas una unidad a Belgrano –su rival hoy por hoy– y tres a Estudiantes.

Dejá tu opinión

comentarios