Pelea

octubre 27, 2014 6:00 pm

En la última semana se registraron penosos antecedentes de peleas entre compañeros dentro del campo de juego en el fútbol argentino. Primero fue el turno Gastón Montero y Jonathan Páez. Ambos juegan en Morón, equipo que dirige Blas Armando Giunta, quien expresó: “Nunca vi una cosa así”. Es que sus jugadores se pelearon y el árbitro Hernán Mastrangelo tuvo que expulsarlos a ambos.

Casi transformándose en una triste moda, fueron imitados por Claudio Aquino y Rubén Tito Ramírez. Godoy Cruz igualaba en 1 con Newell’s en el Parque de la Independencia, y se jugaban 7 minutos del complemento cuando estos dos protagonistas comenzaron a empujarse y casi se van a las manos; inmediatamente después el experimentado Ramírez pidió el cambio. El entrenador tombino Carlos Mayor hizo caso al pedido del delantero y lo sustituyó por Leandro Fernández.

Hasta aquí los hechos que demuestran la falta de autoridad y conocimiento del vestuario por parte del entrenador. La irresponsabilidad de dos jugadores profesionales que no pensaron en el bien común y el difícil momento futbolístico que atraviesa Godoy Cruz. Clara señal de impotencia la de los protagonistas de este equipo, que es uno cuando ataca y otro cuando defiende.

Adolece de experiencia y jerarquía para mantener los resultados. Le convierten fácilmente y carece de liderazgo. Esta vez la apuesta falló: el equipo perdió cinco, empató en igual cantidad de oportunidades y solamente conoció la victoria en tres oportunidades. Por otro lado, le han hecho 27 goles y ha convertido 21, sólo teniendo en cuenta el torneo local.

Dejá tu opinión

comentarios