IRAQ-UNREST-AMERLI

septiembre 1, 2014 11:50 am

Las tropas iraquíes, los combatientes kurdos y los milicianos chiitas, apoyados por la aviación estadounidense, intensificaron este lunes su contraofensiva contra los insurgentes yihadistas en Irak, donde al menos 1.420 personas murieron de forma violenta en agosto. Las tropas de Bagdad y sus aliados se vieron alentados tras romper este domingo el cerco que durante 11 semanas impusieron los yihadistas a la ciudad turcomana chiita de Amerli, en el norte.
Éste ha sido el mayor éxito del gobierno iraquí desde que los insurgentes liderados por el Estado Islámico (EI) lanzaron una ofensiva en junio con la que tomaron amplias zonas al norte y oeste de Bagdad. Además, fue la primera vez que Estados Unidos lanzó ataques aéreos contra objetivos fuera del norte kurdo de Irak, en el que se había centrado desde el inicio de su campaña aérea hace tres semanas.
Los residentes de Amerli, en su mayoría turcomanos chiitas, corrían riesgo tanto por su fe, considerada una herejía por los yihadistas sunitas, como por su resistencia a los milicianos, que ya infligieron duros castigos en otros lugares. Las fuerzas iraquíes mantenían el ritmo este lunes, cuando los peshmergas (soldados kurdos) y los milicianos chiitas recuperaron Sulaiman Bek, al norte de Amerli.
“Sulaiman Bek está bajo control de fuerzas combinadas”, pero aún hay peligro por los explosivos que los rebeldes pueden haber dejado tras de sí, afirmó Shallal Abdul Baban, responsable de la zona. Los soldados iraquíes, los peshmergas y los milicianos chiitas también rodearon la cercana ciudad de Yankaja, que intentaban arrebatar a los yihadistas, comprobó un periodista de la AFP.

Dejá tu opinión

comentarios