Jorge Nanclares

junio 14, 2016 9:52 am

En diálogo exclusivo con el Grupo Cooperativa, Jorge Nanclares, ministro de la Suprema Corte de Justicia, habló de la inseguridad, de la relación con el procurador de la Corte, de los ministros garantistas y los que adhieren a la política de mano de dura de la administración de Alfredo Cornejo.

-¿Hay profunda división en el Poder Judicial de la provincia entre los considerados mano dura que coinciden con la administración de Alfredo Cornejo y los denominados garantistas, entre los que se encuentra usted?

-Mire, garantizar el ejercicio de los derechos constitucionales es la principal obligación del poder judicial y la tenemos que “cumplir todos”. Porque tenemos que garantizar el derecho a las víctimas, pero también tenemos que garantizar el derecho a los delincuentes a tener un debido proceso. Y del mismo modo todos debemos garantizar en el día de mañana que quien equivocó el camino pueda enmendarlo,  porque hace a la dignidad humana. La dignidad humana es universal y es de todos.

-Y entonces ¿cuán lejos está de este pensamiento el jefe de los fiscales, Rodolfo González?

-No sé qué actitud le pueden reprochar al procurador de la Corte. El procurador cumple la función de perseguir el delito y dictar la política criminal de los fiscales y lo hace correctamente. Por eso le expreso que el Poder Judicial no debe ser un lugar donde se instalen facciones políticas, ni criterios diferentes más allá de la opinión que puedan tener cada uno de los magistrados. En la Suprema Corte de Justicia de la provincia, nadie es garantista, ni antigarantista. Todos debemos garantizar el libre ejercicio de la jurisdicción…

-¿No hay ninguna interna en el Poder Judicial?

-No hay “ninguna interna en el poder judicial. Sí existe un hecho puntual de un funcionario del Ministerio Público que ha tenido un problema familiar y a la vez ha tenido tres pedidos de jury. Que dos de esos juicios políticos se han desestimado y del tercero estamos esperando la contestación del doctor (Daniel) Carniello, para ver realmente si hace falta hacer una investigación. Porque a los jueces y a los fiscales también hay que investigarlos. Entonce, si existe una causal a Daniel Carniello se lo va a investigar. Le puedo asegurar que no hay internas y no hay diferencias, como por ahí se ha especulado. Con el PEP estamos trabajando en forma coordinada en temas vitales que volcamos todos los lunes en reuniones con el Ministro de Gobierno y el subsecretario de Gobierno. Reuniones que hacemos en forma específica para modificar el Código Procesal Civil de la Provincia. Y eso es una muestra cabal de que no existe ninguna interna entre miembros de Poder Judicial y funcionarios del Gobierno provincial. Porque tenemos mucho trabajo que hacer, por ejemplo, en el tema de las cárceles para evitar hacinamiento. Después de haber visitado recientemente el sistema carcelario le aseguro que la capacidad de las cárceles mendocinas está superada, por lo que la situación de hacinamiento es una situación real. Punto que nos llevó a dictar los dos recientes habeas corpus, donde lo único que hicimos es mostrar la realidad y llamar la atención a la sociedad para seguir trabajando en este déficit social que es uno más de los que tenemos.

-La mano dura del gobernador Alfredo Cornejo sobre modificar el Código Procesal Penal y el tema de las excarcelaciones, ¿no se condice con lo que usted dice?

-No se trata de mano dura, se trata de “mano justa”. Aquel que ha cometido un delito tiene que someterse a la jurisdicción. La prisión preventiva es una institución procesal no es una pena anticipada. Creo que tenemos que trabajar mucho más sobre la celeridad de la Justicia en resolver los delitos más que en la preocupación de una prisión preventiva. “Porque puedo tener preso a un delincuente, pero también puedo tener preso a un inocente”. Y que el día de mañana, cuando ese inocente salga absuelto, la culpa va a ser también de la Justicia. En esto tenemos que tener un equilibrio, porque el problema de la seguridad y de la inseguridad, no se resuelve solamente hacinando gente en la cárcel o diciendo que un menor de 14 años es una persona irrecuperable. Porque entonces no servimos como sociedad y no servimos como recuperadores y educadores de las personas que fueron por mal camino

Daniel Gallardo – Periodista y productor de Estudio Cooperativa 91.7 y Diario El Ciudadano

Dejá tu opinión

comentarios