Foto tapa

mayo 24, 2016 2:53 pm

Foto Gentileza Espuma Social – www.espuma.com.ar.

El colectivo comandado por los hermanos Cardozo desplegó el domingo, su mejor arte en el teatro Plaza. La murga uruguaya sigue demostrando, a través de Un día de Julio, por qué es referente en el género y no deja de convocar a espectadores cada vez que se presenta.

Julio (Martín Cardozo) es un hombre solitario que, desde su casa, intenta hacerle frente al voraz sistema capitalista. Su madre (Yamandú Cardozo), horrorizada por el hijo que tiene, lo desafía constantemente a enfrentar la realidad. Y aquí se los diálogos más cómicos y sinceros. Tabaré Cardozo se pone el frente de los artistas para que acompañen con altura el texto ejecutado.

La crítica al sistema actual se vuelve audaz y reflexiva. Julio arregla juguetes y objetos a cambio de nada para evitar que la gente compre lo nuevo. La fama le llega sin pensarlo, porque claro, había un hombre que intentaba cambiar el mundo desde su lugar, alguien que no salía de su casa, pero que dentro de ella luchaba cuerpo a cuerpo con el realismo de su madre y con sus propias teorías.
León Gieco; Emiliano Brancciari, de No Te Va a Gustar; Gabriel Rolón; Marcelo Zlotogwiazda y Baby Etchecopar forman parte de esta historia que complementa muy bien las actuaciones y los coros con las pantallas audiovisuales.

Julio, ese Mesías barrial, era endiosado al principio y vapuleado al final. Uno bien podría preguntarse: “¿Será que esperamos que alguien cambie el mundo? ¿No podemos hacerlo nosotros? Y como él solo no puede, ¿nos enojamos?”.

Mientras reflexionamos, la murga salió del escenario en caravana para festejar en la vereda, ante su público. Y por qué no, mostrarnos que Julio no estaba tan loco./Fernanda Verdeslago.

Dejá tu opinión

comentarios