sleep21n-3-web

noviembre 14, 2014 9:02 am

¿Es posible llevar una vida normal si uno duerme 22 horas al día? Pues eso es lo que se pregunta Beth Goodier, una mujer de Stockport, Greater Manchester (Reino Unido), que sufre el síndrome Kleine-Levin (KLS), también conocido como “de la bella durmiente”. Durante los episodios de la patología que pueden durar varias semanas, Goodier permanece despierta solo dos horas al día.

Goodier empezó a sufrir esta enfermedad de tipo neurológico cuando tenía 16 años. Fue entonces cuando empezó a dormir casi todo el día por espacio de cinco semanas, relata la BBC. “He pasado la mitad de mi vida en cama. Otras personas van a colegios, universidades, consiguen trabajo y se buscan a sí mismos. Mi enfermedad te roba todo eso. Mi vida está en suspense. Solo recuerdo retazos, es como si mi vida desapareciera”, explicó Goodier.

Mientras sufren los episodios del síndrome, los afectados pueden ir al baño, tomar agua y hacer otras cosas habituales, pero no están verdaderamente despiertos. Cuando se levantan casi no recuerdan nada de lo que les ha sucedido. Manifestaciones como una sobrealimentación compulsiva, deterioro de las capacidades mentales, desorientación, agresividad, conducta sexual desinhibida y también alucinaciones pueden darse cuando el enfermo sufre un episodio del síndrome.

En estas condiciones, Beth no puede ni irse de casa de sus padres ni asistir a la universidad. Su madre tuvo que dejar el trabajo porque ella necesita vigilancia todo el día. “Ahora tengo la edad en la que me gustaría poder marcharme de casa porque de verdad me siento preparada. Pero no lo puedo hacer, ya que necesito que mi madre me vigile”, lamenta Goodier.

Aproximadamente 1.000 personas en el mundo padecen este síndrome, de las cuales el 70 porciento son hombres. No obstante, los médicos creen que dentro de 10-15 años esta afección podría desaparecer.

Dejá tu opinión

comentarios