deep web

julio 9, 2015 6:15 pm

Existe una cara de internet poco conocida para la mayoría de los usuarios y que, en muchos casos, irrumpe en la ilegalidad por las actividades que allí se permiten.

Al ingresar en la cara oculta de la “Red de redes”, suelen encontrarse miles y miles de páginas web desconocidas, que no suelen indexarse en los principales motores de búsquedas como Google, Bing o Yahoo.

La comúnmente conocida como “Deep Web” (internet profunda) es la parte de internet que no forma parte de la internet superficial, como nosotros la conocemos, o mejor dicho: que es invisible para los motores de búsqueda ya que el contenido de ésta no está indexado.

Pero, ¿qué quiere decir esto del contenido “no indexado”? Se refiere a todo el contenido que es inaccesible desde los buscadores convencionales por diferentes motivos, como, pueden ser, páginas y sitios webs protegidos con contraseña, documentos en formatos no reconocibles o contenidos que requieren interrogar a su base de datos para poder acceder a la información.

El término “Deep Web” puede evocar una concepción errónea de lo que realmente es, pues los automatismos de nuestro cerebro asocian profundo con ilegal. Esto está un poco alejado de la realidad ya que dentro de la “Deep Web” se desarrollan actividades ilegales, pero este sector es más conocido como el lado oscuro de internet, y para acceder a él es necesario usar un servidor intermediario (proxy).

El problema, dicen los expertos en seguridad informática, es la utilización de esta cara oculta de internet como el “santo grial” del anonimato en las comunicaciones, al resultar muy difícil el rastreo de sus usuarios, un auténtico caldo de cultivo para la pornografía infantil y actividades ilegales (venta de armas, terrorismo y drogas) sin control de las autoridades.

Aunque también, en contrapartida, ha resultado ser un método efectivo por parte de disidentes políticos de los regímenes represivos para comunicarse con el escenario internacional y dar a conocer lo que ocurre.

La “Deep Web”, pese a ser desconocida por gran parte de los internautas, en realidad ha existido siempre. De hecho, se calcula que acapara el 85% del contenido total de internet. Esto no quiere decir que este gran espacio esté dedicado a temas ilegales, sólo que es inaccesible para las arañas de rastreo de los buscadores.

Los expertos estiman que la web superficial representa alrededor de un 15% de la información que circula. Además, el 34% de las páginas que contienen “malware” en la web tradicional cuenta con conexiones con Deep Web.

La “Deep Web” se sirve de toda una serie de herramientas cuya finalidad es mantener el anonimato, siendo las más famosa de ellas “The Onion Router” (TOR), una plataforma creada por el Laboratorio Naval de EE.UU., que posibilita ocultar la dirección IP y otros datos relacionados con la identidad del usuario, y que funciona utilizando distintos niveles , como las capas de una cebolla, de codificación.

El fundamento de la Internet profunda es proteger al usuario del análisis de tráfico, mediante códigos de cifrado complejos, siendo la posibilidad de anonimato la principal inspiración de su existencia.

Muchos usuarios se aprovechan de la coyuntura informática para cometer servicios de blanqueo de dinero como Bitcoin, compra-venta de contraseñas, venta de pasaportes ilegales, filtraciones de información confidencial del gobierno o servicios de asesinos a sueldo, un pequeño universo casi sin explorar y que supone encontrarse en la ley de la selva, sin más reglas que la de uno mismo. Se calcula que las actividades ilegales de este tipo rondan el 32% de los bienes y servicios que se comercializan.

 

dark net

Lista de los productos ilegales más vendidos en la “darknet”

“Deep Web” está en constante crecimiento. Los expertos aseguran que es “increíblemente difícil” ofrecer una lectura sobre el volumen de los sitios en un momento dado, aunque estiman que el contenido actual ronda las 576.000 páginas web.

 

 

Dejá tu opinión

comentarios