Estacion de servicio

mayo 2, 2016 1:07 pm

El ministro de energía y minería, Juan José Aranguren alegó que los sucesivos aumentos de los combustibles, que acumulan 31% desde enero pasado, son por la necesidad de “evitar situaciones de despidos y proteger fuentes de trabajo del sector petrolero”.

Además alentó además una discusión en el Congreso para morigerar el componente impositivo en el precio de las naftas, que hoy oscila entre 38 y 47%, dependiendo del producto de que se trate.

Los incrementos, explicó, se discutieron con la industria a principios de año, para “ir reflejando de forma gradual el impacto que había tenido el insumo principal, el petróleo crudo, con la corrección cambiaria a partir de la salida del cepo”.

El titular de Energía afirmó que en lugar de disponerse un shock en enero, se aplicaron subas parciales que hoy totalizan 31%, y “se comparan con el incremento del costo de la materia prima en pesos”.

Aranguren cuestionó las políticas que mantuvieron el precio de los combustibles “muy bajo”, lo cual “desincentivó la inversión y generó condiciones para importar petróleo y derivados”.

“En un mercado libre -añadió- cuando hay una caída brusca del precio de los hidrocarburos desaparece la inversión, hay corrimientos en puestos de trabajo y desempleo en la actividad: es lo que pasó en el mundo”.

“Para bajar impuestos necesitamos ir al Congreso y eso requiere un tramite parlamentario que demanda su tiempo: en la urgencia se buscó proteger fuentes de trabajo, y en función de algo ya discutido, hacer correcciones graduales”, agregó.

La política sectorial, concluyó Aranguren, “no tiene que moverse de forma espasmódica; hoy recuperamos vasos comunicantes con el mundo y nunca más tenemos que desacoplarnos de esa paridad de precios”.

Dejá tu opinión

comentarios