foto1

julio 3, 2015 5:03 pm

Uno de cada dos estudiantes universitarios y uno de cada tres alumnos de Secundaria admitió haber consumido éxtasis, y las comunicaciones juegan un rol preponderante tanto para su compra como para su distribución en cantidad. A través de las redes sociales y las aplicaciones de telefonía celular (Facebook y WhatsApp) que usan los dealers 2.0. Hace dos años, un informe realizado por instituciones y organismos anunciaba la llegada formal de la droga a los jóvenes, pero los niveles de aceptación entonces eran tres veces menores que por estos días.

En un nuevo análisis, realizado en estos días por el licenciado Rodrigo Boroni, especialista en Política Criminal, se explica que dentro del incremento sostenido en el consumo de los diferentes tipos de drogas en el país, “el éxtasis irrumpió en la escena con un crecimiento exponencial del 1.200% en una década: pasó de ser la droga menos consumida a estar en el cuarto lugar”.

“Esta y otras drogas denominadas ‘de síntesis’, como la ketamina, la metanfetamina, el éxtasis líquido o GHB, el PCP o polvo de ángel, consideradas como drogas de diseño, son las que resultan de gran atracción para los jóvenes y parecen ser las elegidas no sólo en las comúnmente llamadas fiestas electrónicas o en boliches nocturnos, sino que además comienzan a ser, conjuntamente con el alcohol, compañeros protagónicos de las previas “, sostuvo Boroni.

En el trabajo sobre la actualidad de la sustancia, se indica que, según datos oficiales, el 53% de los estudiantes de Nivel Medio consultados manifestaron consumir éxtasis de manera ocasional, siendo así la principal droga, superando incluso a la marihuana y a la cocaína, mientras que, en relación a la prevalencia de consumo de jóvenes en edad escolar, el éxtasis presenta su mayor intensidad de uso en el tramo que va de los 15 a 16 años.

Con este marco, Boroni destacó la íntima relación entre el rango etario de los consumidores, mayormente adolescentes, y la tecnología que utilizan masivamente en la actualidad. “Es por ello que no resulta extraño que su sistema de venta se fundamente especialmente a través del uso de la tecnología o sistemas virtuales, como ser páginas web, foros, Facebook o mensajería instantánea, como el WhatsApp, siendo que los principales usuarios de las redes sociales son precisamente los adolescentes y son éstos, a las claras, el público objetivo para estas redes del narcotráfico”, fundamentó el experto.

Este vínculo entre jóvenes consumidores y uso de las tecnologías ya es parte del análisis sobre el crimen organizado a nivel mundial.

“En este sentido, el aumento del consumo de las drogas de diseño se da simultáneamente al crecimiento en el uso de Internet como medio para la venta de drogas: así lo demuestra un informe de la ONU a nivel mundial donde se señala que en la Argentina es el tercer delito virtual después de la pedofilia y la pornografía infantil”, indicó Boroni.

El mercado suma mil jóvenes al mes

Más de 1.100 jóvenes son incluidos por mes en el mercado de consumo de éxtasis, según se desprende del informe proporcionado por la Quinta Encuesta Nacional a estudiantes de enseñanza media, realizada por el Observatorio de Drogas de la Sedronar.

El estudio determina que anualmente 13.500 estudiantes ingresan al mercado de consumo y brinda además un análisis de la captación hacia el consumo de drogas peligrosas a la que se ven expuestos los jóvenes en diversas circunstancias.

En el mismo se detalla que, en el último año, alrededor de 565.000 estudiantes incursionaron en el consumo de alcohol, lo que implica una tasa de incidencia superior al 53% del total. Por otra parte, otros 243.000 jóvenes, también en el último año, comenzaron a fumar, lo que representa una tasa de casi el 19% del total de ingresos al consumo de sustancias peligrosas.

Finalmente, la encuesta realizada entre estudiantes de enseñanza media revela que, en el último año, 30.000 alumnos consumieron cocaína por primera vez, otros 13.000 probaron pasta base (paco), más de 13.500 lo hicieron con éxtasis y 35.000 probaron diversos tipos de solventes e inhalables.

Dejá tu opinión

comentarios