taller-mecanico

diciembre 26, 2016 8:30 pm

Como ya es habitual, de diciembre a febrero hay más demanda por la puesta a punto de los vehículos. Esto ocurre porque llegan los viajes de vacaciones y, ni lerdos ni perezosos, los encargados de brindar este servicio ya modificaron los precios.

Es así que esta temporada viajar seguro cuesta hasta un 30% más respecto de las últimas vacaciones, dato que obtuvo El Ciudadano en una recorrida que incluyó services oficiales del automotor ubicados en el Gran Mendoza.

Lo básico cuesta $2.200

Según se pudo verificar, para trabajos grandes los precios varían dependiendo de las condiciones del auto y los repuestos que demanden.

Por ejemplo, para tareas de mantenimiento en rodados “sanos”, los lubricentros calculan que los precios van a rondar los $2.200 para autos y $3.500 para camionetas.

“El control básico incluye suspensión, control de neumáticos, líquidos de freno, aceite, refrigerantes, orientación de luces y chequeo integral del motor”, comentó en ese sentido Ariel Torres, propietario del lubricentro Lubas, ubicado en Villa Hipódromo, Godoy Cruz.

Si bien este servicio incluye el lavado, lo cierto es que el año pasado testear todos los puntos de seguridad del automóvil en el mismo local, costaba $1.800 y $2.500, respectivamente, o sea aumentó entre 25% y 30%.

Puesta a punto

El buen tiempo y las vacaciones siempre ponen a la gente de buen humor, así que lo mejor que se puede hacer es revisar cinco elementos del coche, sobre todo si se pretende usarlo para viajar y no quedar tirado en el camino.

Los controles esenciales incluyen la suspensión, un elemento clave para un desplazamiento cómodo y para que los frenos trabajen en las condiciones más óptimas. Una comprobación rápida es apoyarse en el capó y hacer fuerza hacia abajo. Si al soltar sube rápidamente, todo está correcto. De lo contrario, algo falla. Cada 50.000 kilómetros, la suspensión suele necesitar un cambio o reajuste.

En cuanto a las cubiertas, el dibujo de las mismas debería tener, como mínimo, una profundidad de 1,6 mm. También hay que comprobar que no haya cortes o desperfectos de importancia, tanto en el neumático como en la llanta. Su vida útil suele estar en los 40.000 kilómetros o cinco años.

También se debe controlar el líquido de frenos y confirmar que su nivel está entre el mínimo y el máximo marcado en el recipiente que aloja este producto. Si no hay suficiente cantidad no basta con rellenarlo, y es aconsejable llevarlo al taller para que purguen el sistema competo. Esta puesta a punto se suele realizar cada dos años.

Otros líquidos que necesitan revisión son el aceite, con su correspondiente varilla, y el refrigerante. El primero, si es necesario, se rellenará con el motor en frío y sin superar el nivel máximo. El segundo tendrá que estar entre el punto mínimo y el máximo del indicador.

Finalmente, es necesario comprobar que los faros están alineados y que irradian la luz correcta, y tener siempre un juego de repuesto.

Finalmente, con respecto a los gastos eventuales, en la mayoría de los casos solo será necesario el cambio de pastillas, alineación, balanceo y cambio de aceite y filtro. Pero, también, luego del control mencionado, suelen aparecer gastos extras muy importantes, como el recambio de neumáticos, completar el kit de seguridad y el recambio de la batería.

Neumáticos: 35% más

Al margen del mantenimiento que debería realizarse con obligatoriedad antes de salir a la ruta, también existen otros gastos que, eventualmente, pueden aparecer en cualquier momento, como por ejemplo el recambio de neumáticos.

En este caso las opciones de marcas y costos son muy diversas en Mendoza, aunque un neumático económico rodado 14 cuesta entre $1.300 y $1.450. Así, para reemplazar las cuatro gomas, es necesario gastar $ 5.200 como mínimo. En este punto vale aclarar que muchas empresas están ofreciendo promociones al estilo “lleve 4 pague 3”.

Lo cierto es que en la previa de las vacaciones del año pasado, cambiar los cuatro neumáticos costaba $3.800 en promedio, es decir que el incremento, en este caso, es del 35% aproximadamente.

Kit de seguridad: 45% más caro

La nueva Ley Nacional de Tránsito exige que cada auto que circule en una ruta disponga del kit de seguridad. Este debe incluir matafuegos, bolsas mortuorias, balizas y botiquín médico. Si es necesario reponer o comprar el kit completo, se deben desembolsar al menos $ 550, cuando en diciembre 2015 costaba $350, por lo que tuvo un incremento del 45%.

Baterías aumentaron 25%

Desde que es obligatorio circular con las luces encendidas todo el tiempo, el recambio de la batería es mucho más frecuente.

Aquí las opciones también son muy variadas, dependiendo de la marca y calidad a nuestro alcance, pero las opciones económicas rondan los $ 1.250. Sin embargo, el año pasado el costo de las baterías más baratas no pasaba de los $ 1.000, es decir que ahora cuestan un 25% más.

Una suma importante: $9.200

Si tenemos en cuenta los gastos eventuales más los de mantenimiento básico, el presupuesto final de la puesta punto es de $9.200 en el caso de un auto y de $2.500 si se trata de una camioneta.

Dejá tu opinión

comentarios