232840

junio 19, 2016 10:56 am

Bajo el título “La libretita K”, el periodista Nelson Castro analiza la actuación de Néstor Kirchner aún después de haber cumplido su mandato y en los primeros años del gobierno de su esposa, Cristina Fernández. El extenso artículo de Castro fue publicado hoy en Perfil.com, y en él relata la forma en que durante los en doce años de administración kirchnerista se manejó la caja de la obra pública y los desvíos de dinero hacia otros destinos.

“Una de las tareas a las que dedicaba más tiempo Néstor Kirchner durante la primera presidencia de su esposa fue el análisis de las necesidades de fondos para obra pública que tenían los municipios de los principales distritos electorales del país. Una vez concluido ese análisis, el ex presidente en funciones llamaba a sus intendentes para asegurarles la asignación directa del dinero en cuestión, cuyo monto anotaba en una libreta con tapas de hule. El funcionario encargado de instrumentar esos pagos era el secretario de Obras Públicas, José López, persona de trato diario y directo con el matrimonio Kirchner”, indica el periodista en Perfil.com.

Castro describe que “de los muchos casos de desmanejos de fondos públicos en los que estuvo involucrado el entonces Ministerio de Planificación Federal que conducía Julio De Vido y la Secretaría de Obras Públicas a cargo de su segundo, José Francisco Josecito López, uno de los más emblemáticos fue el programa Misión Sueños Compartidos, destinado a la construcción de más de 4.500 viviendas con fondos públicos a un costo para el Estado de $1.300 millones. Ambos funcionarios eran los responsables de la operatoria de financiamiento, es decir, de la distribución de ese dinero, según consta en un informe de la Auditoría General de la Nación cuando estaba a cargo de Leandro Despouy. Esa auditoría dejó al descubierto datos sorprendentes que hoy cobran nueva relevancia”.

“El menú de irregularidades incluye la contratación directa de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, destinada al desarrollo del programa y a la ejecución de obra, la ausencia total de controles del Estado sobre el seguimiento de los trabajos y el cumplimiento de las reglas de los empleadores para con la mano de obra aplicada, la deficiente calidad de las viviendas, falsificaciones de firmas y documentos y las aprobaciones de obras sin los requisitos mínimos indispensables”.

“Tanto a López como a De Vido, responsables finales del control en sus respectivos cargos, se les “escapaban” millones de pesos que quedaban en el camino”, asegura más adelante, para después analizar tanto la situación de López como del contratista K Lázaro Báez ante la Justicia.

“El caso del “ingeniero López”, como lo llama la ex presidenta en su increíble y desafortunada carta, ha producido una implosión de consecuencias imprevisibles dentro del Frente para la Victoria y del peronismo. La misiva de Cristina Fernández de Kirchner ha dejado perplejos a muchos de sus seguidores. En la mayoría del peronismo se vive un tembladeral. Resulta curioso apreciar cómo hay quienes se encuentran sorprendidos. La corrupción durante los años del kirchnerato “no fue magia”; por el contrario, tuvo una ejecución planificada. A esos fines, el kirchnerismo actuó como una banda en la que tanto su jefe, Néstor Kirchner, como el resto de sus  integrantes procedían de Santa Cruz. El ex presidente dejó su impronta no sólo por haber sido su ideólogo sino también por haber determinado su modus operandi. De ahí la aparición repetida en cada uno de los episodios con que la realidad nos impacta cada día de cajas fuertes, bolsos, bolsas y valijas llenas de billetes, principalmente dólares y euros. Desde Antonini Wilson a Báez”.

En el párrafo dedicado a Báez, Nelson Castro asegura que la estrategia de recusar al juez federal Casanello “revelando” una visita de éste a Cristina Fernández está basada en que ya no confía en sus abogados, por eso utilizó al letrado de su hijo Leandro para hacer llegar una carta de su puño y letra al tribunal. “Podría ver en ellos la mano del cristinismo”, asegura Castro que “dicen fuentes cercanas a la causa”.

Y finaliza la nota: “‘El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente’, dijo Lord Acton. El kirchnerismo le dio la razón”. / Fuente: Perfil.com

Dejá tu opinión

comentarios