Drácula

mayo 27, 2016 3:38 pm

Cuando Pepe Cibrián le ofreció Drácula a Tito Letoure sin haber leído la obra, jamás se imaginó que 25 años después seguiría agotando entradas. “Eran sólo 40 funciones. Fue algo que sorprendió a todos”, lo cuenta Juan Rodó a La platea sobre la adaptación de la novela escrita por Bram Stoker en 1897.

Con música de Ángel Mahler y producido por Tito Lectoure, la puesta en escena fue de un millón de dólares en aquel debut en el Luna Park. Realizó cinco temporadas en ese mítico lugar (1991, 1992, 1994, 1997, 2000), y muchas otras en diferentes salas. Además de seis giras nacionales (1992, 1998, 2003, 2007, 2008, 2011).

“Drácula cumple 25 años y yo también de carrera, es un festejo doble. Crecí y maduré con el personaje”, agrega en la previa de las cinco funciones previstas en Mendoza: dos el sábado, dos el domingo y la del lunes que se sumó por el éxito en la taquilla.

Nuestra provincia recibió la obra en varias ocasiones, sin embargo Rodó recuerda particularmente la primera: “fue en el 92, iba con mi hijo de un año que hoy está en Los Ángeles estudiando su carrera. Y estuvimos un mes en Mendoza, algo que no volvió a ocurrir después, en ningún lado. Incluso esa vez estuvimos en el Independencia, a donde nunca pudimos volver. Me gusta regresar a un lugar en donde Drácula fue una obra tan especial”.

“Hacer a Drácula me genera una emoción y entusiasmo enorme. Es particularmente la obra más deseada del público. Me identifica con ese personaje, por lo cual me siento esperado, deseado. Es la unica obra en la que me esperan multitudes a la salida. Tienen esa necesidad de tocar al artista. Hay algo muy especial que el público se transporta” explica con respecto a interpretar al mismo personaje durante dos décadas y media.

En el elenco original lo acompañó Cecilia Milone (Mina) y Paola Krum (Lucy). Con el correr de los años, ese grupo se fue renovando. Actualmente para la gira lo acompañarán Candela Cibrián en el rol de Mina y Luna Pérez Lening en la piel de Lucy, además de Emilio Yapor (Jonathan), Pamela Tello, Gastón Avendaño, Damián Iglesias y un numeroso coro.

Aunque, la propuesta que sube al teatro Astral tiene como protagonistas a Josefina Scaglione (Mía), Flor Benitez (Lucy) y Nicolás Martinelli (Jonathan). “Josefina me impactó mucho, ella me entregó mucho. Modificó cosas que no hacía y ahora sí. Siempre se aportan miradas distintas y eso sirve”.

Sobre el éxito en ese Luna Park repleto en 1991 y los coletazos de la fama, recordó: “yo iba montado en una burbuja, estar en el Luna, el impacto que tuvo en la cartelera. Se instaló un paradigma musical en la Argentina”. Aunque el éxito los acompañó siempre, incluso “esta temporada competimos con una cartelera exigente y estuvimos primeros en recaudación. Eso habla de que trasciende a todo”.

La maduración viene con el tiempo, con las experiencias vividas y el camino recorrido. Los personajes se van nutriendo de esas vivencias, algo que a Rodó también le sucedió: “Este Drácula es más maduro. Yo no soy el mismo, veo los videos del debut y me da vergüenza. Ahora está más elabordado, hay más intensidad en la actuación que no es tan expresionista. A este Drácula le pasan cosas y es más teatral”.

Sin embargo, pensar que un actor hizo tantos años al mismo personaje, presenta la curiosidad de saber cómo se retroalimenta esta relación: “Sucede como en las relaciones humanas. Uno tiene que ponerle, si las dejás estar, sí, se desgasta. Ahora, si se mantiene la búsqueda eso empieza a enriquecer al actor y también al personaje. En lo personal, considero que este Drácula tiene más humor, más romanticismo en las escenas, hasta es más divertido. Entonces se quiebra un poquito la imagen que se tiene”.

Y esos años también le pasaron a la obra, aunque asegura que “está fresca como un estreno” en donde se nota la mano de Cibrián: “Pepe la re dirige, le da otra veracidad. Ha renoado las coreografías, en lo téncnico se aggiorna, visulamente la estética se ve moderna”.

“El estilo romántico del Drácula que se enamora y entrega la inmortalidad por amor, es algo emocionante. Cuando eso se enmarca en una partitura cobra otro vuelo. Es como un recital al que van y que cada vez que pueden vuelven”, explica sobre este rotundo éxito.

El público fundameta con su presencia esta larga vida a la obra. La eligió, lo hace, y todo indica que lo seguirá haciendo.

En le medio de esta gira la salida de Ángel Mahler de la productora generó muchas dudas en cuanto a los montajes de los espectáculos. Sin embargo, el actor prefiere hablar de “una etapa en la que buscan otras cosas, creo que se va a reelaborar”, abriendo la duda sobre la vuelta del músico. Pero aclaró que esto no afecta a las obras ya ejecutadas: “De alguna manera funciona más allá de ello, la presencia de ellos dos sigue estando. La relación se corta en lo futuro de nuevas obras, no en lo que ya se hizo”.

A la hora de hablar de las emociones, al parecer acá no se arrancan hojas del almanaque: “hacer la obra me despierta adrenalina, los mismos nervios previos. Esta es una puesta difícil porque la partitura es compleja y tiene ciertos riesgos y peligros desde lo vocal. Y eso genera entusiasmos y sigue siendo un desafío”. /Fernanda Verdeslago.

Las funciones serán en el teatro Independencia los días: sábado a las 19.30 y 23; el domingo a las 17.30 y 21 y el lunes a las 21. Las entradas están a la venta en tuentrada.com

Dejá tu opinión

comentarios