oposicion siria

octubre 6, 2015 8:23 pm

El conflicto sirio continúa con su escalada de tensión desde que Putin irrumpiera en el escenario.

Mientras Rusia prosigue con sus bombardeos contra los extremistas del Estado Islámico y grupos de oposición a Al Assad, trascendía que Estados Unidos prepara una ofensiva logística para contrarrestar la influencia rusa.

Por primera vez directamente, el presidente Obama ha ordenado apoyar con armas y munición a los grupos de islamistas moderados que combaten al dictador sirio, objetivo también de los ataques rusos. El Pentágono pretende que el ejército de Daesh (Estado Islámico) retroceda en sus posiciones en el nordeste sirio, con un aumento de los bombardeos desde bases turcas y el refuerzo terrestre que supondrá que unos 5.000 soldados de Arabia Saudí se unan al frente kurdo.

La nueva estrategia de la coalición que lideran los norteamericanos apunta a la ciudad de “Raqqa”, considerada por los extremistas la capital de su autoproclamado “Estado Islámico para Irak y el Levante”. Se trataría por un lado de fortalecer al ejército kurdo con soldados árabes mientras se incrementan los bombardeos de aviones de combate de países europeos, particularmente Francia. En paralelo, recibirían más apoyo los grupos islamistas aliados que se encuentran en la frontera en Siria y Turquía, con el fin de cortar el suministro y aislar al Estado Islámico.

En otra prueba del aumento de tensión con Rusia, la OTAN, en boca de su secretario general, Jens Stontelberg, tildó ayer de “inaceptable” la que consideró una “violación del espacio aéreo turco” por parte de la aviación rusa.

Además de ser miembro de la Alianza Atlántica, Turquía coopera directamente con la coalición desde el pasado julio en su lucha contra el Estado Islámico y apoya también a los grupos “moderados” que combaten a Al Assad.

En una declaración oficial, el Gobierno turco advirtió a Putin de que sus operaciones “pueden traer consecuencias indeseables”.

 

Dejá tu opinión

comentarios