COM-Comedor La Buena Voluntad

abril 3, 2015 12:00 am

Paradójicamente, el crecimiento económico genera más pobres en Argentina. En contraste con las cuestionadas estadísticas del INDEC, que informan que el 14,9% de los ciudadanos viven bajo la línea de pobreza, tres entidades independientes difundieron datos basados en investigaciones realizadas por ellas mismas y en informes estadísticos de cuatro consultoras privadas “silenciadas” por el oficialismo bajo amenaza de sufrir fuertes multas.

Sin embargo, los datos reales nunca tardan en encontrar la luz. En este sentido, la diputada nacional de la UCR por Mendoza Patricia Giménez, la ONG Barrios de Pie y el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina, difundieron indicativos cuantificables fidedignos apuntados a descubrir la verdadera situación que vive casi un millón de mendocinos en situación de vulnerabilidad social o pobreza.

En comunicación con Ciudadano, Giménez, quien además integra la mesa de discusión Índices de Precios Congreso, aseguró: “El último dato publicado por el organismo oficial de estadísticas es del primer semestre del 2013 con un 4,7% de personas pobres y un 1,4% de indigentes. Pero estos valores distan bastante de las mediciones del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, que sostiene que para 2013 el porcentaje de personas pobres era de 27,5% y de indigentes el 5,5%. En abril de 2014, el INDEC, mediante un comunicado de prensa, informó oficialmente que “se discontinuó la publicación de la serie histórica de la medición de incidencia de pobreza e indigencia por ingresos monetarios que el instituto estadístico venía realizando desde 1993, por contar con severas carencias metodológicas, sumadas al hecho de la discontinuación del IPC-GBA (Gran Buenos Aires) y la imposibilidad de empalme con el nuevo IPC-NU (único nacional)”.

“La situación es absurda e inverosímil. Que un instituto nacional de estadísticas deje de medir por carencias metodológicas, es tan absurdo como que el ministro de Economía diga que no se dan números de pobreza porque las cifras estigmatizan. ¿No será que no pueden parar la bola de nieve de la mentiras que comenzó en 2007 y por eso dejan de medir y esconden la realidad?”, comentó Giménez, quien desde 1999 a 2007 estuvo al frente de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de la provincia.

El tema de la pobreza volvió a ganar espacio en las páginas de los diarios cuando el ministro de Economía Axel Kicillof, aseguró la semana pasada que el Gobierno desconocía los datos sobre pobreza y que difundirlos sería “una medida bastante estigmatizante”.

300 mil chicos mendocinos pobres

Por su parte, Alejandro Verón, titular de la agrupación Barrios de Pie, reconoció a la prensa las recientes mediciones que aseguran que unos 300 mil niños y jóvenes mendocinos son pobres. “Eso es así, y se desprende de un estudio que da que en Mendoza hay 300 mil habitantes de 0 a 17 años en situación de pobreza. Estamos diciendo que el 50% de la población local es pobre. La media nacional es del 40%, lo que es un dato alarmante, si tenemos en cuenta las riquezas de Mendoza, que siempre fue una provincia modelo, y hoy, estos siete años de gestión del PJ nos están dejando un resultado preocupante”, dijo el líder del movimiento.

Las cifras proporcionadas responden a los resultados de un relevamiento cruzado entre los índices privados y los estudios de campo que hizo la agrupación.

“Cada vez más gente acude a nuestros comedores comunitarios”

Lejos de las estimaciones privadas, pero sin la tendencia a la baja anunciada por el Gobierno, Juan Carr, presidente de la Red Solidaria, asegura que a lo largo de todo 2008 se incrementó el número de pobres en la Argentina. “Según los datos que maneja el Centro de Lucha contra el Hambre de la Facultad de Veterinaria de la UBA, el año pasado la cifra creció en alrededor de un millón”, dijo a lanacion.com. Carr indicó que en estos momentos calculan que hay unos ocho millones de personas por debajo de la línea de pobreza, de los cuales unos 2,3 millones son indigentes.

“Es cierto que el año pasado hubo un aumento, pero a pesar de ello, no se ve una situación de desborde en los lugares donde se combate el hambre”, agregó. Sin embargo, de acuerdo con el titular de la Red Solidaria, la situación de incertidumbre generada por la crisis económica mundial genera mucho temor en la gente. “Hay muchas personas preocupadas, pero si se trabaja en la dirección correcta, la Argentina puede tener hambre cero en 2020. Todavía falta mucho por hacer, pero estamos a tiempo de cumplir con ese objetivo”, concluyó.

Tapar el sol con la mano

Aunque desde el Gobierno se sigue escondiendo la pobreza con el argumento de la “estigmatización”, mediciones privadas y hasta datos oficiales permiten tener un panorama de la pobreza. Por ejemplo, para el Banco Mundial es de 18%, la CIA no le cree a los datos oficiales e informa un 30% de pobres en base a datos privados, el Observatorio Social de la UCA da cuenta de 27,5% de pobres, mientras que para el CIPPES llega al 31,4% y afecta a 13 millones de argentinos.

Otros datos oficiales ayudan a ver la foto completa del panorama social. La Encuesta Permanente de Hogares del INDEC informó que la mitad de los asalariados del país gana menos de $5.500 por mes. Para la Fundación FIEL, para no ser pobre en febrero una familia necesitó ganar al menos $5.857. En el primer trimestre de este año, también según datos oficiales, el empleo en negro creció al 34,3%, más de un tercio de la población económicamente activa.

 

Dejá tu opinión

comentarios