policía noruega

agosto 3, 2015 7:14 pm

Casi a diario nos llegan informes de incidentes protagonizados por personal policial de los cinco continentes, donde hay muertos de por medio. Da la sensación de que el llamado “gatillo fácil” está a la hora del día en casi todos los cuerpos de seguridad del planeta y que el proceso de acción ante cualquier incidente de carácter violento es “sacar el arma y disparar antes de preguntar”. Pero en contrapartida, algunas fuerzas de uniformados han logrado mesurar la reacción de sus agentes que apelan a la negociación para solucionar situaciones de “riesgo” y al uso eficaz de sistemas de armas “no letales”.

En Noruega, las estadísticas de los últimos años destacan el casi estado de “desuso” de sus armas de fuego. Los informes resaltan que allí la Policía no ha matado a nadie vinculado a un incidente “violento” desde 2006, según un dato oficial al que se ha referido la revista Newsweek.

Cuando en 2012 el terrorista Anders Breivik mató a 77 personas entre la isla de Utoya y Osla, los agentes dispararon contra él una única vez. A lo largo del año pasado los policías empuñaron sus armas un total de 42 veces pero solo dispararon dos veces y nadie resultó herido.

Un enorme contraste si lo comparamos con los datos de Estados Unidos, donde solo en lo que va de 2015 han muerto a manos de la policía más de 600 personas.

Los datos salen a la luz en pleno debate sobre las acusaciones de excesivo uso de la violencia por parte de la policía estadounidense y el fácil acceso que tienen sus habitantes a las armas y también en referencia a varios cuerpos de seguridad en Latinoamérica.

Dejá tu opinión

comentarios