esta-es-la-q-va

abril 8, 2015 9:31 am

En diferentes lugares y con diferentes historias, tres mendocinas trans decidieron cambiar su realidad desde adentro y se animaron a pelear un cargo y finalmente ser precandidatas a cargos públicos.
El primer caso que vio la luz en la provincia fue el de Verónika Jesús López, una joven comunicadora sancarlina que integró una de las listas colectoras de la candidata del Frente para la Victoria, Alicia Caraballo, pero que no consiguió el caudal de votos necesarios para ser candidata.
En Maipú también se presentará otra chica trans como precandidata a concejal. Se trata de Julieta Antunez Ríos –quien según explica– se ganó su lugar por su militancia en los barrios y en las agrupaciones por la identidad de género.
El tercer caso es el de Cristina Campos, quien ocupa un lugar en la lista de Carmona–Naman como precandidata a senadora provincial.
Las tres, por separado, comparten militancia en la reivindicación de los derechos de las personas transgénero y por su participación activa pudieron ‘colarse’ en un lugar dentro de las listas en los departamentos.
La precandidata a concejal de Maipú aclaró que decidió integrar la lista porque ahora, gracias a la ley de Identidad de Género que se dictó en mayo de 2012, puede compartir su identidad públicamente.
“Gracias a la promulgación de esta ley somos reconcidas como ciudadanas de derecho. Antes no lo éramos: según la iglesia éramos pecado o teníamos una enfermedad y para la gente la idea de que participáramos en política era un delirio. Pero todo cambió a partir de 2012”, aclaró Julieta Antúnez Ríos.
En sintonía, Cristina Campos también reconoce el valor de esa fecha importante para el colectivo LGBT. “Siempre entendí que lo que nos tocó vivir tanto en dictadura con la represión, como en democracia con los prejuicios y la discriminación, eran injusticias que algún día teníamos que cambiar”, analizó Cristina.

Contra el sistema que estigmatiza
Las tres precandidatas también son un claro ejemplo de lucha para fomentar los oficios entre las chicas travestis y desestigmatizar la prostitución como única salida.
Cristina Campos es trabajadora en la cooperativa textil Vientos de Cambio, que emplea a 16 chicas transexuales. A través de esta entidad, ha podido dictar cursos en oficios para chicas trans.
Por su parte, Julieta Antunez Ríos, además de cumplir con su rol de enfermera en el Hospital Italiano, es una de las referentes de la agrupación 15 de Julio (en honor a la fecha que se declaró el Matrimonio Igualitario) que fomenta cursos, talleres y capacitaciones para chicas transexuales.
Verónika Jesús López también es una histórica militante por los derechos de los trans en el Valle de Uco y además es profesora y conductora de un programa radial./ Matías Caliri

 

Dejá tu opinión

comentarios