puente

mayo 9, 2016 7:00 pm

Las ventas de combustibles  líquidos cayeron 30% en la primera semana posterior al último  aumento de precios, y la situación es mucho más dramática en las  estaciones de servicio de zonas de frontera, advirtieron hoy  estacioneros.

Como los precios de la nafta y el gasoil quedaron 10% por  encima de los que rigen en Brasil, Paraguay, Bolivia y Chile, los  consumidores del interior con “frontera seca” o puentes  internacionales cruzan para llenar el tanque.

El panorama es más complejo en las provincias de NEA  (Corrientes, Formosa y Misiones) donde el litro de nafta es  hidróricamente más caro que en otras regiones: la súper ya roza  los 20 pesos y la premium alcanza los 22.

Automovilistas particulares, remiseros, camioneros y choferes  de combi de zonas como Paso de los Libres, Santo Tomé, Alvear y  Bernardo de Irigoyen cruzan a Brasil; y de Clorinda, Formosa,  Posadas y Puerto Iguazú van a Paraguay.

El presidente de la Federación de Entidades del Combustible,  Luis Malchiodi, dijo que las estaciones de servicio en las  zonas de frontera están pasando un “momento muy dramático” porque  sus ventas se desplomaron mucho más que en Capital Federal o La  Plata, por ejemplo.

“El mercado en general está horrible, la gente se fue de los  surtidores. Nosotros advertimos que el aumento del 10% del primero  de mayo era mucho y el Gobierno lo sabía. No se está vendiendo  nada”, se quejó el empresario.

Dijo que como integrante de la Cámara de Comercio Bonaerense  está viendo que “todos los sectores de la economía están  padeciendo una caída muy fuerte del consumo y el aumento de los  costos que deben afrontar para sostenerse”.

“El ferretero no le vende una tuerca a nadie. Los carniceros no  saben cómo pagar la boleta de luz. Los estacioneros estamos  jodidos porque no vendemos y muchos expendedores ya están rayando  la muerte”, dijo Malchiodi.

El empresario dijo que la venta venía con una baja del 20 por  ciento en los combustibles líquidos y del 25 en gas natural  comprimido (GNC) desde principios de año, pero ahora el panorama  se agravó: “Desde el 1 de mayo vendemos un 30% menos”.

Descartó Malchiodi que las estaciones de servicio estén  despidiendo personal y destacó que el máximo capital de estas  empresas “son los trabajadores” porque están capacitados, por lo  que se está tratando de absorber la crisis.

Carlos Gold, presidente de la Confederación de Entidades del  Comercio de Hidrocarburos (Cecha), apuntó que las ventas del  sector bajaron 28% promedio en todo el país, según datos relevados  entre el 1° y el 5 de mayo.

Gold analizó que “puede haber una grave caída en la demanda” y  también apuntó que en las ciudades de frontera hay una situación  “desesperante” porque se van todos a cargar combustible al país  vecino, especialmente a Brasil y Paraguay.

“Nos llamaron desde Paso de los Libres -ciudad correntina  fronteriza con la brasileña Uruguayana- para pedirnos urgente  gestionar ante las autoridades del gobierno nacional la aplicación  de un precio diferencial”, indicó el titular de la Cecha.

Malchiodi, por su parte, dijo que si bien la situación es  compleja en todo el país, en las estaciones de frontera hubo  directamente una “fuga” de clientes dado que con hacer cinco u  ocho kilómetros pueden cruzar a otro país y pagar un 10% menos.

Haciendo unos kilómetros más hacia adentro de los países  vecinos, los consumidores argentinos pueden pagar entre 4 y 7  pesos menos por cada litro de combustible, lo que hace una  diferencia muy grande en el tanque, dijo Malchiodi.

Dejá tu opinión

comentarios