0000168271

junio 18, 2016 1:25 pm

(Especial de NA, por Gabriel Profiti) – Dicen que el tiempo todo lo cura pero será difícil que el kirchnerismo vuelva a ser el que fue luego de que uno de sus hombres fuera detenido en pleno lanzamiento de billetes al interior de un monasterio de General Rodríguez. Será difícil porque es difícil que la estrategia fijada por Cristina Kirchner y sus principales referentes políticos logre demostrar, como pretende, que el exsecretario de Obras Públicas José López es un funcionario infiel, que juntó nueve millones de dólares por mérito propio, sin anuencia de sus jefes.
La líder del movimiento político que gobernó el país durante doce años quizá no haya participado de las maniobras cada vez más claras de robo a través de la obra pública, pero es difícil que no lo supiera, cuando las evidencias eran múltiples. En cambio, hay múltiples testimonios que ubican a su fallecido esposo Néstor Kirchner, al frente de las maniobras.
Aun dándole esa ventaja de la ignorancia, Cristina tendrá responsabilidad política por su ingenua ceguera y por haber sostenido a la mayoría de los funcionarios acusados seriamente. Así como la filmación del conteo de dinero en la financiera La Rosadita activó la causa por lavado de dinero, por la cual terminó preso Lázaro Báez, la detención de López también movilizó a otros expedientes contra ex funcionarios.
El propio López reactivó una causa en su contra por enriquecimiento ilícito que dormía en el juzgado de Daniel Rafecas, pero la inercia comienza a arrastrar a su exjefe y diputado Julio De Vido, quien por ahora logra cubrirse con fueros parlamentarios y la solidaridad de sus compañeros de bancada. Al día siguiente de la detención de López, el ex secretario de Obras Públicas, De Vido y otros 41 imputados -entre ellos exministros, exgobernadores, los hermanos Schoklender y Hebe de Bonafini- fueron citados a declaración indagatoria por otro juez federal, Marcelo Martínez de Giorgi, por irregularidades en la construcción de viviendas del programa Sueños Compartidos.

¿Qué pasa en el Congreso?
Las consecuencias políticas del Lópezgate se vieron rápidamente en el Congreso. Mientras López empezaba su calvario, la Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría el proyecto de ley ómnibus de pago a jubilados y blanqueo de capitales y el Senado avaló la designación de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz como nuevos integrantes de la Corte Suprema de Justicia.
Para muchos la caída del exfuncionario influyó decididamente en ese doble triunfo macrista porque, sobre todo en la Cámara alta, se esperaba que la votación fuera más ajustada. Finalmente los candidatos del oficialismo obtuvieron 60 y 58 apoyos, respectivamente, sobre un total de 70 senadores presentes. De hecho, el exgobernador de Misiones, Maurice Closs, anunció a las pocas horas su alejamiento del bloque del FPV-PJ junto a los diputados Jorge Franco, Silvia Risko y Daniel Di Stéfano, por lo que el bloque se redujo a 75 miembros. En el Senado hizo lo propio su comprovinciana Sandra Giménez. Todos los misioneros votaron a favor de las iniciativas del Gobierno.
En ese marco, un grupo de intendentes bonaerenses que tomó distancia del kirchnerismo en los últimos meses se prepara para acelerar su posicionamiento como la renovación de PJ. Ese escuadrón compuesto por Gabriel Katopodis, Martín Insaurralde y Juan Zabaleta, entre otros, tomaron como referencia al exministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo, e hicieron pie en el Congreso con el jefe de bloque de senadores del FPV-PJ, Miguel Pichetto.
Por ésta y otras implicancias, el Gobierno gritó como un gol el arresto de López con las manos en la masa. Sucede que tamaña revelación quitó de la marquesina pública -no del sufrimiento diario de muchos argentinos- el mal momento económico. Aunque una consecuencia no esperada de la eventual caída de Cristina sea el reagrupamiento del peronismo bajo otro liderazgo.

Dejá tu opinión

comentarios